Ataque a Ti Arriba

Ataque a Ti Arriba
Información sobre la plantilla
Combate3.JPG
Ataque al poblado de Ti Arriba por tropas al mando de Máximo Gómez.
Fecha:23 de octubre de 1870


Ataque a Ti Arriba. El 23 de octubre de 1870, fuerzas de la División Cuba del Ejército Libertador, bajo el mando del Mayor General Máximo Gómez, en número de unos 300 hombres atacaron esta población fortificada.

Localización

El pueblo de Ti Arriba), se encuentra a unos 25 km al nordeste de la ciudad de Santiago de Cuba, y a 7 km al sureste de la La Maya, cabecera del municipio Songo-La Maya. La zona en que está ubicado se denomina Valle Central, pues es relativamente llana, a unos 200 m de altitud. Actualmente se dedica al cultivo del café y los cítricos.

Contexto

El ya mayor general Máximo Gómez el 20 de julio de 1870, tras la muerte de Donato Mármol, ocupó la jefatura de la División Cuba del Ejército Libertador, que abarcaba las jurisdicciones de Baracoa, Guantánamo, Santiago de Cuba y El Cobre. Ese año respondió a los anuncios de pacificación del gobierno colonial con las acciones de Río Abajo, El Mijial, Pinalito, Majaguabo, El Cristal, Ti Arriba, Nuevo Mundo, Loma del Gato y La Socapa

Desarrollo

Entonces Ti Arriba era un centro fortificado español, defendido por una guarnición de unos 300 hombres, y contaba con algunos fortines, trincheras y otras obras ingenieras para su protección. Las fuerzas insurrectas, que incluían los batallones de los tenientes coroneles Antonio Maceo y Policarpo Pineda, Rustán, tenían buena experiencia combativa y actuaban en su teatro natural, lo cual influyó en el desarrollo de la acción, totalmente victoriosa para los patriotas.

El ataque comenzó al amanecer y concluyó a las 08:00 horas. El pueblo fue tomado y destruido, quedando solo en pie la iglesia. Se combatió duramente al arma blanca, en lo cual sureste destacaron las tropas de Rustán. El cuantioso botín obtenido incluía armas, municiones, víveres, efectos de todo tipo, así como mucho ganado caballar y vacuno. Los insurrectos permanecieron en el lugar hasta las 14:00 horas en que Gómez ordenó la retirada.

Las bajas del enemigo fueron 30 muertos, abandonados en el campo de batalla, y muchos heridos, y no están precisadas las cubanas. Esta acción tuvo gran resonancia en los medios de prensa españoles de la Isla. En uno de ellos se decía que si algún día eran capturados los jefes cubanos que habían dirigido el ataque, debían ser fusilados en las ruinas de Ti Arriba, lo cual indica que el efecto moral en el enemigo fue extraordinario.

Fuentes

  • Arcadio Ríos. Hechos y personajes de la Historia de Cuba. Recopilación Bibliográfica. La Habana, 2015. 320 p.
  • Diccionario enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Tomo II. Acciones combativas. Centro de Estudios Militares de las FAR, 2006.
  • Gerardo Rodríguez Morejón. Maceo, La Habana, 1946. Pág. 186.
  • José Luciano Franco. Antonio Maceo. Apuntes para una historia de su vida, 3 t., La Habana, 1973. Tomo I. Pág. 57.
  • Dirección Política de las FAR. Historia militar de Cuba. La Guerra de los Diez Años, La Habana. [Sin autor.] Pág. 65.
  • Francisco Pérez Guzmán. La guerra de liberación, Máximo Gómez, La Habana, 1986. Págs. 80-81.