Atributos de Dios

Dios
Información sobre la plantilla
Deidad
Atributos de Dios.png
Religión o MitologíaTodas
SincretismoOlofi (Yoruba)
Venerado enEn todo el mundo

Los Atributos de Dios se definen a partir del Concepto fundamental de atributo divino, que no es más que la perfección característica de Dios, perteneciente al ser divino y capaz de ser manifestado a sus criaturas.

Atributos divinos

Los atributos divinos son perfecciones divinas distintas entre sí, pero de tal manera arraigada en la plenitud única e infinita del ser de Dios. Actúan todas juntas ejemplo: ¨Dios es amor¨, no solo tiene amor, sino que es el amor mismo, pero no puede estar separado de su justicia, su sabiduría…etc.

Cómo se determinan

La única vía de determinar los atributos de Dios es a través de su palabra, la Biblia, en la cual Él se ha revelado a nosotros tal como es y no como lo imaginamos.

Para los cristianos es muy importante conocer la naturaleza de Dios y sus innegables atributos, porque a través de ellos podemos conocer al único Dios verdadero, que tiene existencia propia, es un Dios con personalidad, piensa, siente, habla y por lo tanto puede mantener comunicación directa con sus criaturas hechas a su imagen, por lo tanto, Él no está sujeto a limitaciones. Dios es infinito y no puede ser comprendido por la mente humana y ni descrito por el lenguaje humano, El es el Gran YO SOY.

¨Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Así dirás a los hijos de Israel: Yo soy me envió a vosotros¨. (Éxodo 3:14)

Clasificación de los atributos de Dios

  • Atributos naturales
  • - Eterno (Salmo 90:2)
  • - Inmutable (Santiago 1:17)
  • - Omnipresente (Salmo 139: 7-12)
  • - Omnisciente (Hebreos 4:13)
  • - Omnipotente (Génesis 17:1)

Atributos naturales

Eterno

La eternidad se define como ¨un indivisible presente que dura siempre¨. Como atributo de Dios, identificado con su Ser Infinito, podemos describirlo como ¨ la posesión perfecta y simultáneamente total – sin principio, ni fin y sin mutación- de la infinita vida divina ¨. Siendo ¨ seres-en-el-tiempo ¨, no podemos concebir la eternidad y nos la imaginamos como un tiempo sin principio ni fin. Aristóteles definía el tiempo como ¨ numeración del movimiento según un antes y un después ¨.

Ante la imposibilidad de expresar adecuadamente en el lenguaje humano la eternidad de Dios, la Biblia hebrea nos dice que Dios es ¨ desde el siglo y hasta el siglo ¨. El griego del Nuevo Testamento lo presenta como ¨el que es y que era y que ha de venir ¨ (Apocalipsis 1:8) donde se atribuye a Jesucristo la eternidad, descomponiéndola en los tres tiempos (Hebreos 13:8) dice: ¨Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos ¨ (Ver también Proverbios 8:22; 1 Corintios 2:7 ; Efesios 1:4; 1Timoteo 1:17, Apocalipsis 15:8).

La eternidad y el tiempo se relacionan mutuamente según sus características respectivas. Por eso, la eternidad coexiste con todos los tiempos simultáneamente, mientras que todos los tiempos coexisten en la eternidad sucesivamente, puesto que un tiempo ¨todo a la vez¨ ya no sería tiempo. Así se explica que Dios, teniéndolo todo presente, pueda distinguir lo pasado como pasado y lo futuro como futuro. Es como si una persona, desde lo alto de una torre, viese continuamente pasar una procesión, mientras que los que pasan solo ven los que están inmediatamente delante y detrás.

Inmutable

Cuando decimos que Dios es inmutable, no queremos dar a entender que Dios no siente afecto, amor, simpatía, etc… (como cuando decimos : ¨Fulano no se inmuta por nada¨), sino que Dios no puede cambiar: no puede cambiar su naturaleza y no puede cambiar su conducta; la razón es clara: todo lo que cambia es porque pierde algo que tenía o adquiere algo que no tenía; el continuo cambio que se observa en los seres creados es producto de la asimilación y de la desasimilación; toda la dinámica del Universo es un continuo hacerse y deshacerse. Ahora bien, Dios es el puro ser sin límites ni composición, por tanto no puede perder nada de lo que tiene (quedaría limitado), ni adquiere nada nuevo (quedaría compuesto). Veamos cómo lo dice la Biblia: (Salmo 102: 25-27) (Malaquías 3:6) (Santiago 1:17).

Es maravilloso tener un Dios que no cambia, que no se vuelve atrás, cuyo genio y cuyos modales no admiten variación dentro de su infinita bondad. Por eso dice el Salmo 102 versículo 27 ¨pero tú eres el mismo, y tus años no se acabarán¨.

Omnipresente

Dios es inmenso, es decir, sin medida, no tiene extensión, ni está sujeto a las limitaciones que el espacio impone. Siendo Dios un Espíritu Infinito, penetra todo espacio, está presente con toda plenitud de su Ser en todos y cada uno de los lugares existentes y posibles. Este ejemplo lo podemos ver en (1Reyes8:27 y Salmo 139:7-12).

Aunque Dios está en todas partes, no significa que habite en todas partes, solo cuando está en relación directa con un grupo o con una persona, se dice que habita o vive en ellos (Génesis 28: 15 -16; Deuteronomio 4:39; Josué 2:11; Salmo 139:7-10; Proverbios 15:3; Isaías 66:1; Jeremías 23:23-24; Amós 9: 2-6; Hechos 7:48-49).

La Biblia nos dice que Dios está en todo lugar por exigencia de su propia inmensidad, pero que ¨mora¨, con quien tiene su residencia íntima y personal, (Juan 1:38: ¨dónde moras¨ ; a) en ¨los cielos de los cielos¨ (1 Reyes 8:27) como lugar inaccesible desde el que Dios ejerce su soberanía y supervisión universal; b) el Templo de Jerusalén ; a esto se refiere el ¨morarᨠdel mismo versículo; c) el creyente cristiano de acuerdo con Juan 14:24; Romanos 8:11; 1 Corintios 3:16, 6:19; Efesios 2:21).

Por eso exhorta al que ha sido redimido por la sangre de Cristo a que se acerque confiadamente al Trono de la gracia (Hebreos 4:16), o sea, al ¨Lugar Santísimo¨ (Hebreos 10:19), en el que Cristo entró ya (Hebreos 9:129 y está sentado ¨a la diestra de Dios ¨ (Hebreos 10:12). Así pues, Dios mora en el creyente como su Templo y en el Cielo de los Cielos, y el creyente tiene su morada con Dios (Juan 14:2,3), como ¨ciudadano de los cielos¨ (Filipenses 3:20).

Omnisciente

El conocimiento de Dios es perfecto. En todas las pruebas de la vida, el creyente puede estar seguro de que nuestro Padre sabe (Mateo 6:8). Dios ve el futuro pero no lo fija o determina para el hombre, aunque él sepa de antemano de qué manera empleará una persona su libre albedrío no significa que influirá en la elección de este. (Génesis 18:18-19, 2 Reyes 8:10-13, 1Crónicas 28:9, Salmo 94:9, Lucas 16:15, Hechos 15:8,18, Romanos 8:27,29; 1Corintios 3:20; 2Timoteo 2:19, 1Pedro 1:2; 1Juan 3:20).

Omnipotente

La Biblia nos ofrece copiosos testimonio de este soberano e infinito poder de Dios. Ejemplo de ello lo podemos encontrar en Génesis 17:1; 18:14, Salmo 115:3 y Mateo 19:26). Para describir este atributo divino podríamos decir que Dios es la Causa Primera, Absoluta, Infinita, Necesaria y Suficiente, de todo cuanto tiene razón de ser. Por la creación, conservación e intervención de todo lo que existe y sucede, todo el ser de todos los seres creados es efecto de la causalidad divina (Hechos 17:25, 28).

Ningún ser creado puede crear, o sea, sacar de la nada, sino solo, hacer o fabricar, es decir, dar figura o disposición a los materiales creados por Dios, que encuentra en la naturaleza. La omnipotencia de Dios significa dos cosas:

1. Su libertad y poder para hacer todo lo que es consecuente con su naturaleza. ¨Porque nada hay imposible para Dios ¨

2. Su control y soberanía sobre todo lo hecho o que puede ser hecho.

Atributos morales

  • - Dios es amor (1 Juan 4:16)
  • - Dios es justicia (Salmo 145:17)
  • - Dios es verdad ( Deuteronomio 32:4)
  • - Dios es sabiduría (Romanos 11: 33)
  • - Dios es santo (1 Pedro 1:16)

Dios es Amor

Esta es una de las tres definiciones de Dios que nos ofrece el Nuevo Testamento (¨Dios es Espíritu ¨, Juan 4:24; ¨Dios es Luz¨, 1 Juan 1:5; ¨Dios es Amor¨, 1 Juan 4:8,1).

Es el atributo por cuya razón desea mantener una relación personal con los que llevan su imagen y especialmente con los que han sido hechos santos y son como Él en carácter. Note de que manera es descrito el amor de Dios (Deuteronomio 7:8; Efesios 2:4; Sofonías 3:17; Isaías 49:15; Romanos 10:18) En los siguientes versículos nos muestra hacia quienes se manifiesta (Juan 3:16; 16:27; 17:23; Deuteronomio 10:18). Y en estos como se demostró (Juan 3:16; Romanos 9:13; Isaías 43:3 y 4; Tito 3:7; Efesios 2:4).

Podemos decir que Dios ama: a) en todo lo creado, sus huellas; b) en el nombre, su imagen (aunque esta halla quedado deteriorada por el pecado; c) en el creyente, su semejanza (Romanos 8:29; 1 Juan 3:2).

Dios es Amor, pero aborrece con todo el ímpetu de Su santa voluntad únicamente el pecado.

Dios es Justicia

El concepto de justicia se ilumina mejor a la vista del lugar que este atributo ocupa en las cualidades del Ser Divino. Por eso, canta el Salmista (Salmo 89:14) dirigiéndose a Jehová: ¨Justicia y juicio son el cimiento de tu trono¨.

Pero para comprender bien el sentido bíblico de la justicia de Dios es preciso añadir el contexto del mismo versículo: ¨Misericordia y verdad van delante de tu rostro¨. Por eso, la justicia divina no es un mero ¨dar a cada uno lo suyo¨, ni un puro ¨no hacer daño a otro¨. La justicia divina implica un poder salvador victorioso. De ahí, que por ejemplo, Isaías usa el mismo término para ¨justicia¨ y ¨victoria¨ en Isaías 54: 17. Por tanto, ¨el efecto de la justicia será paz; y la labor de justicia, reposo y seguridad para siempre¨ (Isaías 32:17). Y eso es lo que Jehová pide de su pueblo cuando exhorta en Amós 5:24 a que ¨corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo¨.

En Jesucristo vemos cumplidas conjuntamente las exigencias del Amor y la Justicia de Dios (Juan 3:16) (Romanos 3:25), de tal modo que, a través de ¨la propiciación por medio de la fe en Su sangre¨ no solo se manifieste que Dios es justo, sino que manifieste Su justicia precisamente ¨justificando al impío que no obra, sino cree ¨ (Romanos 3:26; 4:5).

La justicia es santidad en acción. La justicia es la santidad de Dios manifestada en el trato justo con sus criaturas. ¿Cuándo manifiesta Dios este atributo?, cuando declara inocente al que lo es y condena al malvado y vela porque se haga justicia. Dios juzga descubriendo Él mismo las pruebas.

  • Cuando perdona al penitente (Salmo 51:14; 1 Juan 1:9; Hebreos 6:10).
  • Cuando castiga y juzga a su pueblo (Isaías 8:17; Amós 3:2).
  • Cuando salva a su pueblo (Isaías 46:13; 45: 24,25).
  • Libera a su pueblo de sus pecados y de sus enemigos y el resultado es justicia del corazón (Isaías 60:21; 54:13; 61:10).
  • Cuando proporciona la victoria a la causa defendida por sus siervos fieles (Isaías 50:9).
  • Dios justifica (Romanos 4:5).

Dios es Verdad

El hecho de que sea el ¨único Dios verdadero¨ (Juan 17:3) nos da la medida de la verdad de Dios: es el único que merece ese nombre, pues solo Él responde al concepto genuino de verdadero Dios. Y, como todo atributo divino se adhiere sustantivamente en el Ser divino, Dios, no solo es verdadero, sino que es la misma verdad. Por eso no puede ser autor del pecado, porque el pecado es la mentira radical.

El hecho de que Jesús se llame así mismo ¨la Verdad¨ (Juan 14:6) es una prueba más de su divinidad, porque solo el ser divino se identifica sustantivamente, son una perfección. La inmanente e infinita Verdad de Dios nos lleva a dos consecuencias de extrema importancia:

1. Como el objeto del entendimiento es la verdad, Dios puede ser conocido por el hombre (en la medida que Él se nos revele). 2. Como Dios es Verdad infinita no puede ser comprendido por ningún ser creado (Romanos 11:33).

Dios es Sabiduría

La Sabiduría de Dios es una combinación de su omnisciencia y omnipotencia.

Dios hace siempre lo que corresponde, de la manera correcta, en el momento oportuno. En las Sagradas Escrituras se dice del Señor: ¨Bien lo ha hecho todo.¨

Cuando Dios diseña todas las cosas y gobierna el curso de los acontecimientos a fin de que se cumplan sus buenos propósitos, llamados a ello Providencia. La providencia general de Dios está relacionada con el gobierno del universo en general; su providencia particular tiene que ver con los detalles de la vida del hombre (Salmo 104:24; Proverbios 3:19; Jeremías 10:12; Daniel 2:20, 21; Romanos 11:33; 1 Corintios 1:24,25, 30; 2:6,7; Efesios 3:10; Colosenses 2:2,3).

Dios es Santo

La santidad de Dios significa la absoluta pureza moral; no puede pecar ni tolerar el pecado (Éxodo 25:11; Josué 24:19; Salmo 5:4; Isaías 6:3; Lucas 1:49; Santiago 1:13; Apocalipsis 4:8) La raíz etimológica del vocablo ¨Santo¨ es separado, apartado.

Dios está separado del hombre en naturaleza y carácter. Dios es perfecto, el hombre imperfecto; Dios es divino, el hombre humano; Dios es moralmente perfecto, el hombre es pecaminoso. Cuando los serafines describen el resplandor del que se sienta en el trono, exclaman: ¨Santo, Santo, Santo, Jehová de los ejércitos¨ (Isaías 6:3).

Se dice que el hombre santifica a Dios cuando lo honra y reverencia como ser divino (Números 20:12; Levítico 10:3; Isaías 8:13) Cuando le afrentan al violar sus mandamientos, se dice que ¨profanan¨ su nombre, lo cual es lo opuesto de santificarlo (Mateo 6:9).

Sólo Dios es Santo en sí mismo. El vocablo ¨santo¨ aplicado a sus personas u objetos es un término que expresa una relación con Jehová, o sea que una determinada persona u objeto ha sido separado o apartado para servir a Dios.

Fuentes

  • - Citas bíblicas tomadas de la Biblia versión Reina-Valera 1960.
  • - SIBIDO: Seminario de Instrucción Bíblica Iglesia de Dios Ortodoxa, en Holguín (2003).
  • - Seminario Teológico Iglesia de Dios Ortodoxa en Holguín (2004).
  • - ECURED Enciclopedia cubana Dios
  • - Wikipedia Enciclopedia mundial Dios.
  • - Soy Espirita