Árbol del pan

(Redirigido desde «Castaño de Malabar»)
Árbol del pan
Información sobre la plantilla
Fruta del pan.jpg
Nombre Científico:'
Reino:Plantae
División:Magnoliophyta
Clase:Magnoliopsida
Orden:Rosales
Familia:Moráceas
Género:Artocarpus,
Artocarpus communis,
Artocarpus incisa
Especie:Artocarpus altilis

El árbol del pan (Artocarpus altilis) es un árbol tropical erguido y de rápido crecimiento que llega a los 26 metros (85 pies) de altura. Tiene muchas ramas, algunas gruesas, con mucho follaje, otras largas y delgadas con el follaje agrupado sólo en las puntas.

Debe su nombre a la similitud que tiene la pulpa de su fruta con la del pan de trigo. Su fruta es utilizada como alimento en varias partes del mundo. Se considera un alimento de personas pobres o para situaciones de emergencia.

Su madera, su látex y sus hojas se utilizan para otros usos. También se usa en la medicina tradicional.

Distintos nombres

  • albopán
  • árbol del pan
  • arbopán
  • artocarpo
  • cacaté
  • castaño de Malabar
  • fruta del pan
  • guampán
  • guampano
  • guapén
  • jaquero
  • lavapén
  • mapén
    Yaca.jpg
  • ñame de palo
  • ñame de pan
  • palo de masapán
  • palo de pan
  • pan de árbol
  • pan de ñame.
  • pan de pobre
  • pan de pobre
  • pan de todo el año
  • pana cimarrona
  • panapén
  • pepepan
  • topán
  • yaca

Origen y distribución

Esta planta se cree que es nativa de una vasta zona que se extiende desde Nueva Guinea a través del archipiélago indo-malayo hasta la Micronesia occidental. Ha sido ampliamente difundida en la zona del Pacífico mediante la migración de los polinesios y hawaianos. Se cree que fue traído desde la isla de Samoa de Upalu a Oahu (Hawái) en el siglo XII de nuestra era.

Este árbol fue visto por primera vez por los europeos en las islas Marquesas, en 1595, luego en Tahití en 1606. A principios del siglo XVIII, los primeros exploradores ingleses hablaron de ellos en sus alabanzas, y su fama, junto con varios períodos de hambruna en Jamaica entre 1780 y 1786, inspiraron a los propietarios de las plantaciones en las Antillas británicas, a petición el rey George III, a la importación de semillas de árboles del pan para proporcionar alimentos a sus esclavos.

El navegante francés Sonnerat en 1772, obtuvo la semilla en las Filipinas y lo llevó a las Antillas francesas. Parece también que algunas semillas y plantas de semilla llegaron a Jamaica desde un buque francés con destino a Martinica, pero que fue capturado por los ingleses en 1782. Hubo al menos dos plantas de Fruta de Pan en Jamaica en 1784 y rápidamente se hizo la distribución a las otras islas. Hay un registro de haber sido enviada una planta desde Martinica al Jardín Botánico de San Vicente antes de 1793.

En Guyana, en 1978, alrededor de 1000 nuevos árboles del pan se producían cada año, pero no lo suficiente para satisfacr la demanda, allí y en Trinidad, debido a la gran población de asiáticos que la consumen, tanto con semillas como sin semillas, como parte apreciada de la dieta; en otras zonas del Caribe, la fruta de pan se considera simplemente como un alimento para los pobres o sólo en situaciones de emergencia. Hoy en día, ha atraído la atención de los gourmets y algunas islas pequeñas están haciendo envíos a los Estados Unidos, Canadá y Europa especializados para los mercados étnicos.

En Palau, Islas del Pacífico Sur, se está intercambiando la fruta de pan por la yuca, la harina y el arroz importado.

Descripción de la planta

Fruto del pan.

El árbol del pan es erguido y de rápido crecimiento, llegando a 85 pies (26 m) de altura, a menudo con un tronco de 20 pies (6 m), y de 2 a 6 pies (0.6-1.8 m) de ancho, en ocasiones ampliado en la base, aunque algunas variedades nunca superan 1 / 4 o 1 / 2, de estas dimensiones. Tiene muchas ramas, algunas gruesas, con mucho follaje, otras largas y delgadas con el follaje agrupado sólo en las puntas.

Las hojas, perennes o caducifolias, dependiendo de las condiciones climáticas, sujetas por peciolos gruesos, de color amarillo de 4 cm de longitud, son obovadas de 23 a 90 cm de longitud, 20 a 50 cm de anchura, enteras en la base, a continuación, más o menos profundamente disectadas en 5 a 11 lóbulos puntiagudos. Son de color verde intenso, y brillantes en la superficie superior, con venas conspícuas de color amarillo; amarillentas y recubiertas con diminutos pelos en la parte inferior.

Fruto

Fruto comestible que tiene una forma redonda u ovalada, dependiendo de la especie, por lo general son de gran tamaño en comparación a otras frutas, puede llegar a tener 30 cm de diámetro y un peso de entre 2 a 4 kg. Su corteza es de color verde, y su textura es gruesa y rugosa, aunque puede variar a un color amarillo a medida que avanza su madurez. Su olor es característico.

En su interior posee una pulpa comestible, de sabor dulce, y su aroma es penetrante. Puede tener o no semillas, existiendo variedades que tienen más de 60 semillas, de tamaño similar a las castañas.

La fruta es oblonga, cilíndrica, ovoide, redondeada o piriforme, de 9 a 45 cm de longitud y de 5 a 30 cm de diámetro. La corteza presenta un patrón irregular, 4 - 6 caras, en algunos frutos de superficie suave, en otros cónica. Algunas frutas pueden tener una corteza dura y áspera como papel de lija. Generalmente, la corteza es de color verde al principio, girando verde-amarillento, amarillo o amarillo-marrón cuando maduran.

En la etapa verde, el fruto es duro y el interior es de color blanco, con almidón y un poco fibroso. Cuando madura, el fruto es algo blando, el interior es de color crema o amarillo y pastoso, perfumado con aroma dulzón.

Las semillas son irregularmente ovaladas, redondeadas en un extremo y puntiagudas por el otro, alrededor de 2 cm de longitud, marrón pálido con franjas oscuras. En el centro de los frutos sin semillas hay un núcleo cilíndrico u oblongo, en algunos tipos cubiertos de pelos, producen unas semillas planas y abortadas de color marrón, de aproximadamente 3 mm de longitud.

Todas las partes del árbol, incluidas las frutas verdes, son ricas en látex gomoso. Hay dos tipos principales: la normal, "salvaje" (cultivado en algunas zonas), con poca pulpa y semillas, y la "cultivada" (más ampliamente sembrada) sin semillas, pero de vez en cuando tiene algunas semillas completamente desarrolladas en algunos cultivares.

Clima

Arbol del pan1.jpeg

El árbol del pan es ultratropical. Requiere un rango de temperatura de entre 15 y 38 °C, una precipitación anual de 2000 a 2600 mm, y una humedad relativa del 70 al 80 %. Sin embargo, en el sur de la India, se cultiva desde el nivel del mar hasta las húmedas laderas a una altitud de 3500 pies (1065 m), también en terrenos secos en regiones en las que debe ser regado.

En el clima seco ecuatorial de las Marquesas, donde la fruta de pan es un elemento esencial en los cultivos, hay una precipitación media de solo 1000 a 1500 mm) y frecuentes sequías.

En Centroamérica se cultiva únicamente por debajo de los 600 msnm.

Suelo

Según muchos informes, el árbol del pan debe tener un suelo profundo, fértil y bien drenado. Pero algunas de las mejores autoridades en el Pacífico Sur señalan que los árboles sin semillas les va bien en los suelos de arena de coral, y los tipos con semillas crecen naturalmente en la "piedra caliza coralina" de las islas de Micronesia.

En Nueva Guinea, el árbol del pan se produce silvestre a lo largo de las vías fluviales y en los márgenes de los bosques de las llanuras inundadas, y, a menudo, en los pantanos de agua dulce. Se cree que hay una gran variación en la capacidad de adaptación de diferentes cepas a las condiciones climáticas y edafológicas, y que cada una debe ir acompañada de su propio medio ambiente. El tahitiano "Manitarvaka" es conocido por ser resistentes a la sequía. La variedad 'Tarika mai', de las Islas Gilbert, es tolerante a la sal. La 'Mejwaan', una variedad con semillas de las Islas Marshall, no se ve perjudicada por el agua salobre ni la niebla salina y se ha introducido en Tahití y Samoa Occidental.

Cultivo

  • Necesita un suelo húmedo y fértil para su cultivo, además de un clima tropical para un buen crecimiento de la planta. No soporta climas muy fríos.
  • La polinización manual es la más recomendada ya que con esto se desarrollan frutas de mayor tamaño y mejor sabor.
  • El tamaño de la yaca va a depender mucho del tipo de suelo que se use para su cultivo. Mientras más fino es el suelo mayor será la calidad de la planta.
  • Para el cultivo de la yaca debemos sembrar la semilla, la cual puede ser germinada y plantada en el sitio de crecimiento fijo, o se puede plantar en macetas y luego cambiar al lugar donde se quedará la planta para su desarrollo.
  • Los injertos se pueden hacer por hendidura o por aproximación.
  • Las plantas deben tener una distancia máxima de 12 metros y una mínima de 9 metros entre ellas, para así garantizar la calidad del árbol y sus productos.
  • La yaca se considera un árbol de rápido crecimiento, sin embargo su producción comienza a partir de los 7 años.
  • Después que ocurre la floración, comienza el proceso de producción de la fruta, esto puede durar hasta 8 meses.
  • Estas plantas son atacadas frecuentemente por plagas, pero se puede evitar que sean afectadas colocando una bolsa de papel, lo cual ahuyentará a la plaga..

Recomendaciones

  • Se recomienda regar la planta cada 15 días en la época de verano.
  • No se debe sembrar este árbol en zonas de baja temperatura (menor de 21°), debido a su poca tolerancia al frio.
  • Su crecimiento debe ser in situ y evitar así al trasplante, el cual puede dañar las raíces de la planta

Propagación

Las frutas de pan con semillas siempre se cultivan a partir de estas, las que deben ser plantadas frescas ya que pierden la viabilidad en unas pocas semanas. Las sin semillas son a menudo propagadas trasplantando los retoños que brotan naturalmente de las raíces. Se pueden inducir deliberadamente los retoños descubriendo e hiriendo una raíz. La poda del árbol madre aumentará el número de chupones y brotes desde las raíces, la poda de estos brotes en varias ocasiones durante un período de meses contribuirá a su supervivencia cuando sea trasplantado.

Para la multiplicación a gran escala, es mejor hacer esquejes de raíces de 2 a 6 cm) de espesor y unos 20 cm de longitud. Los extremos pueden ser sumergidos en una solución de permanganato de potasio para coagular el látex, luego estos esquejes se plantan muy juntos horizontalmente en arena. Se riegan diariamente y se colocan a la sombra, o mejor aún si se aplica una neblina intermitente. Los brotes pueden comenzar a surgir en 6 semanas, (aunque el tiempo de enraizamiento pueden variar de 2 a 5 meses) en ese momento se trasplantan a macetas, de manera inclinada, y se riegan una o dos veces al día durante varios meses o hasta que las plantas alcancen 60 cm de altura. Un método perfeccionado para la rápida propagación utiliza tallos obtenidos de brotes de raíz.

En Puerto Rico, las cortes son trasplantados en bolsas de plástico que contiene una mezcla de suelo, turba y arena, se mantienen en niebla una semana, entonces se colocan bajo un 65% de sombra, y se riegan regularmente con agua fertilizada. Cuando el sistema radical está bien desarrollado, se llevan a pleno sol hasta el momento en que se siembren en el terreno.

En la India, se reporta que pueden ser injertados con éxito en plántulas de árboles silvestres de jackfruit.

Variedades

Se describen 166 clases, algunos nombres son: Tonga, Niue, Samoa, Americana Occidental, Papúa Nueva Guinea, Nuevas Hébridas y Rotuma. Hay 70 variedades con semillas y sin semillas en Fiyi, las que están separadas en 8 clases por la forma de la hoja.

Usos

Fruto: el árbol del pan es ampliamente conocido por su fruto.

  • Su fruto es muy voluminoso, mayor que una cabeza de hombre, redondeado u ovalado, puede pesar de 1-2 kg y medir 15-30 cm de diámetro.
  • Es de color verde, tornándose amarillo, y su superficie está cubierta de protuberancias agudas.
  • Estos frutos son ricos en fécula; es consumido después de ser tostado, guisado o frito.
  • Los frutos deben consumirse verdes, pues una vez maduros son insípidos.
  • Hay diversas variedades cultivadas, y en algunos sitios se aprovechan incluso las semillas de algunas de ellas, comiéndolas tostadas.

Se puede comer madura como una fruta o inmadura como un vegetal. Se recoge aun "almidonosa" y se hierve, o, como es tradicional de las Islas del Pacífico, se asan en un horno subterráneo sobre rocas previamente calentadas. A veces se rellenan de coco, antes de asar.

Los frutos maduros de los de tipo de cáscara firme Malayos, se cortan en tiras y luego se fríen es sirope o azúcar de palma hasta que estén dorados y crujientes. Los filipinos disfrutan de la fruta cocida con azúcar y coco.

Las frutas completamente maduras, cuando son más dulces, se cuecen enteras con un poco de agua en una olla. Algunos cocineros quitan el tallo central antes de cocinarla y ponen mantequilla y azúcar en la cavidad. Otros preparan las frutas al horno con mantequilla, sal y pimienta.

También los frutos maduros se cortan a la mitad o en cuartos y se cuecen al vapor por 1 o 2 horas sazonados de la misma manera que las hechas al horno. Las frutas vaporizadas son a veces cortadas en rodajas cubiertas con harina y fritas en grasa.

En Hawaii, los frutos se cortan en trozos y se cuencen, para servirlos con mantequilla, azúcar o sal y pimienta, o cocinado con otras verduras, agregando tocino y leche como una sopa.

En las Bahamas, una sopa de fruta de pan se hace por ebullición de pedazos de fruta de pan inmadura en agua hasta que el líquido comience a espesar y, a continuación, añaden carne de cerdo salada cocida, cebolla picada, pimienta blanca y sal, remueven hasta que espese, y agregan leche y mantequilla. El caldo resultante se cuela, se añade un poco de jerez y se vuelve a cocer a fuego lento hasta que esté listo para servir.

La pulpa raspada de frutas de pan suaves y maduras se combina con leche de coco (no agua de coco), sal y azúcar y se ponen al horno para hacer un flan. Un postre más elaborado se hace del puré de frutas de pan maduras, mezclado con mantequilla, 2 huevos batidos, azúcar, nuez moscada, canela, un poco de brandy o jerez, que luego se pone a hervir. Hay muchos otros platos propios de las diferentes áreas. La fruta de pan es también acarmelada o, a veces, preparado como un encurtido dulce.

En Micronesia, la piel se raspa con una concha afilada, o se pelan con un cuchillo, se les quita el núcleo, se cortan y se ponen en sacos o canastas, se sumergen en el mar durante unas 2 horas, mientras son golpeadas o pisoteadas; una vez drenadas en tierra durante unos días se envasan en cajas forradas de hojas de banano y se dejan fermentar durante un mes o más, las hojas se cambian semanalmente.

En la Polinesia y Micronesia, un gran número de frutas se cuecen en un horno nativo y se dejan fermentar. Después de un período de unas pocas semanas, los lotes se sacan cuando es necesario.

En el Nuevo Hebrides, las frutas de pan peladas se envuelven en hojas y se colocan a fermentar en montones de piedras en las playas abiertas donde sean inundadas con la marea alta.

En Samoa, las frutas de pan con semillas se pelan, lavan, se cortan en cuartos y se dejan fermentar alineadas en un hoyo cubierto con capas de hojas de plátano, Heliconia, y cubiertos con tierra y rocas. Los frutos fermentan durante largos períodos, a veces durante varios años, y forman una masa pastosa denominada masi.

Las semillas se separan y la pasta se envuelve en hojas de Heliconia untadas con crema de coco y el producto se cuece al horno durante 2 horas. Adquiere un fuerte olor como a queso, que es muy apreciado por los nativos.

El método original de la fabricación del poi, contiene: pelado, lavado y cortado a la mitad la fruta, desechando el centro, se colocan los frutos en hoyos de piedra revestida con hojas de Cordylme terminalis Kunth, alternando las capas de frutas con frutas viejas fermentadas, se cubre la capa superior con hojas y se rellena el hueco con tierra y rocas. El contenido se deja fermentar, lo que produce un proceso de acidificación que preserva la fruta de pan durante varios años.

El Poi moderno está hecho de frutos maduros aun firmes, cocidos enteros hasta que estén tiernos, se quita el corazón, se cortan el lascas, y se amasan a pasta con adición de agua. Se cuelan por un tamiz fino y ya está listo para comer. Si se mantienen en la nevera durante 2 días, sólo necesitará un poco de agua que se añade amasando justo antes de servir. El valor alimenticio y la digestibilidad de la mezcla se mejoran con la adición de Poi taro que es valorado como muy alimenticio y no alergénico.

En las Seychelles, la fruta de pan sin semillas se corta en rebanadas de 1,25 cm de espesor y se secan durante 4 días a 50 °C.

En algunas islas del Pacífico, los frutos parcialmente asados y pelados se secan para formar panes que soportan largo tiempo de almacenamiento.

La fruta de pan "sumergida" Ceilonesa está hecha rebanando la fruta en una solución de sal, luego se blanquean en agua hirviente durante 5 minutos, se secan a 158 °F (70 °C) durante 4 a 6 horas antes de guardarlas.

Las rebanadas se mantendrán en buen estado de 8 a 10 meses. En Guam, las frutas se cuecen, luego se convierten en un puré, se cuelan en un tamiz fino, se secan al sol y se envuelven en hojas para el almacenamiento. Al comerlas se empapan en agua para ablandar la masa. Esto podría ser llamado "pan de cuero".

En la pequeña Kapingamarangi en el atolón de las Islas Carolinas, la pasta cocida se aprieta en láminas de 1,5 metros de longitud y 50 cm de anchura, se secan al sol sobre esteras de hojas de coco, estas láminas secas luego se enrrollan en forma de cilindros, se envuelven en hojas de Pandanus y se pueden almacenar al menos por 3 años.

Los frutos secos se han convertido en harina, y se han explorado métodos para la mejora de la tecnología de producción de esta en Barbados y Brasil con vistas a su utilización como sustituto de la harina de trigo en la fabricación de pan. La combinación se ha encontrado más nutritiva que la harina de trigo sola. La harina de la fruta de pan es mucho más rica que la harina de trigo en la lisina y otros aminoácidos esenciales.

En Jamaica, la harina se hierve, se ensulza, y se come en el desayuno como avena. Las frutas de pan blandas o muy maduras son mejores para hacer los "chips" que se están fabricandos comercialmente en Trinidad y Barbados. Algunas frutas de pan se enlatan en Dominica y Trinidad para el traslado a Londres y Nueva York.

En Jamaica, Puerto Rico y el Pacífico Sur, las espigas de las flores macho caídas, se hervien, se pelan y se comen como vegetales, o se acarmelan por recocido durante 2-3 horas en sirope y, a continuación, son laminadas en azúcar en polvo y secadas al sol.

Las semillas pueden ser hervidas, tratadas al vapor, asadas o cocidas en brasas para comerlas con sal. En el África occidental, se machacan a veces en un puré. En Costa Rica, las semillas cocidas se venden por los vendedores ambulantes. Las frutas de pan inmaduras se cocinan para alimentar a los cerdos. Las maduras y blandas no necesitan ser cocinadas y constituyen una gran parte de la alimentación animal en las zonas de cultivo del Antiguo y del Nuevo Mundo.

La fruta de pan se ha investigado como posible material para pienso de pollos pero se ha encontrado que produce menos aumento de peso que el de yuca o de maíz, a pesar de un mayor consumo por los animales, y también causa retraso en la madurez.

Experimentos de tecnólogos en los Estados Unidos en el "Department of Agriculture's Western Regional Research Laboratory" en Berkeley, California, han demostrado que la fruta de pan puede ser comercialmente deshidratada en túnel de secado o, con deshidratación por congelación y los residuos de ambos procesos constituye un ingrediente altamente digerible para piensos.

Cosecha

La madurez de la frutas de pan se indica por la aparición de pequeñas gotas de látex en la superficie momento en el cual se recogen. Los cosechadores trepan los árboles y rompen el tallo de la fruta con un palo ahorquillado para que la fruta caiga. Se embalan en cajas de cartón aisladas individualmente por separadores.

En el Pacífico Sur, el rendimiento de los árboles es de 50 a 150 frutos por año. En el sur de la India, la producción normal es de 150 a 200 frutos por año. La productividad varía entre las zonas húmedas y secas. En las Antillas, una estimación conservadora es de 25 frutos por árbol.

Estudios en Barbados indican un potencial de 6,7 a 13,4 toneladas por acre (16-32 toneladas/ha). Rendimientos mucho más altos se han previsto, pero los expertos son escépticos y lo ven como poco realista.

Propiedades

Se considera una de las frutas carnosas más energéticas debido a su alta cantidad de agua e hidratos de carbono (en forma de almidón), además de las proteínas y lípidos que se presentan en cantidades superiores a otros frutos.

Posee minerales como potasio, calcio, fósforo, hierro, y vitaminas como la C, la más abundante, y en menor medida las A, B, B1, B2 y B3.

Hojas: Las hojas de la fruta de pan son comidas con avidez por el ganado doméstico. En la India, con ellas se alimenta al ganado vacuno y caprino, en Guam, para el ganado vacuno, caballos y cerdos. Los caballos se comen la corteza de los árboles jóvenes, por lo que las nuevas plantaciones deben ser protegidas de ellos.

Látex: El látex de la fruta de pan se ha utilizado en el pasado como "pega pájaros" en las puntas de los postes para la captura de aves. Los antiguos hawaianos utilizban las plumas para sus mantas ceremoniales, y luego eliminaban la sustancia gomosa de las patas de las aves con aceite de la candlenut, Aleurites moluccana Willd., o con jugo de caña de azúcar, y los dejaban en libertad. Después de hervirlo con aceite de coco, el látex sirve para calafatear los botes y, mezclado con tierra de colores, se utiliza como pintura para barcos.

Madera: La madera es de color amarillento o amarillo-gris con marcas oscuras o naranja moteado; ligera, no muy dura pero firme, elástica y resistente a la mayoría de las termitas y se utiliza para la construcción y muebles. En Samoa, es el material estándar para los postes de casas y para la terminación redondeada de los techos de las casas nativas. La madera de la variedad samoana "Aveloloa", de hojas profundamente divididas, es el preferido para la construcción de viviendas, pero la "Puou", una antigua variedad, también es utilizado.

En Guam y Puerto Rico la madera se utiliza para tabiques interiores. Debido a su ligereza, la madera es de demanda para tablas de surf. Los tambores tradicionales hawaianos están hechas de secciones de troncos de fruta de pan de 60 cm de longitud y 30 cm de anchura, los que se tocan con las palmas de las manos durante las danzas hula. Después de "madurar" enterrada en barro, la madera se valora para hacer artículos de uso doméstico.

Fibra: La fibra de la corteza es difícil de extraer, pero muy duradera. Costureros de modas Malasios las usan en prendas de vestir. El material para la cinta de tela se obtiene de la corteza interior de los árboles jóvenes y las ramas. En Filipinas, se utiliza en los arneses de los animales.

Flores: La espiga de las flores de sexo masculino se utilizan mezcladas con la fibra del papel de morera, Broussonetia papyrifera Vent. para hacer elegante taparrabos. Cuando están completamente secas, las espigas de las flores también sirven como yesca.

Receta culinaria

Batido de yaca

  • 2 tazas de pulpa de yaca
  • 2 manzanas
  • 2 tazas de agua
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Hielo

Usos medicinales

Fuente de vitaminas minerales y proteínas. Esta fruta es rica en vitamina B1, niacina, calcio, hierro, ácido fólico, ácido ascórbico, potasio y proteínas favorables para nuestro organismo.

En Trinidad y las Bahamas afirman que una decocción de la hoja de fruta pan disminuiría la presión arterial y aliviaría el asma.

Las hojas trituradas se aplican en la lengua como un tratamiento para el muguet.

El jugo de la hoja se emplea en gotas para los oídos.

Las cenizas de la quema de las hojas se utilizan en infecciones de la piel.

Las hojas asadas en polvo se emplena como remedio para el bazo.

El fruto aplastado se aplica en los tumores para "madurarlos".

Las flores tostadas frotadas alrededor de las encías alivian el dolor de los dientes.

El látex se utiliza en enfermedades de la piel y se venda en la columna para aliviar la ciática.

El látex se bebe para superar la diarrea.

La fruta del pan ha sido utilizada para tratar de aliviar las siguientes dolencias:

  • asma (antiasmático), tomado como té con las hojas del árbol
  • diarrea (antidiarreico): el látex o resina extraídos de esta planta ayuda a las afecciones estomacales
  • parásitos intestinales, gusanos intestinales (antihelmíntico), tomado como té con las hojas del árbol
  • conjuntivitis e infecciones oculares: una infusión con las hojas de esta planta y aplicado en forma de gotas, ayuda a curar las infecciones como la conjuntivitis.
  • diabetes, tomado como té con las hojas del árbol. La fruta, en cambio, aumenta los niveles de glucosa en la sangre (empeora la diabetes).
  • otitis (dolor de oído): unas gotas del extracto de las hojas maceradas de esta planta, aplicadas en los oídos, ayuda a calmar los dolores
  • afecciones de la piel
  • abscesos, extracción de espinas (granos de grasa en la piel),
  • úlceras
  • verrugas,
  • forúnculos]],
  • hongos bucales (zum),
  • neutralizador de venenos,
  • hipertensión arterial.
  • resaca (ingesta excesiva de alcohol): las semillas y pulpa de la fruta ayudan a los malestares causados por la ingesta de alcohol.

Efectos secundarios

  • La fruta y semillas crudas no se digieren con facilidad, se debe evitar el consumo de esta manera.
  • Puede tener efectos inmunoestimulantes.

Precauciones

  • No debe ser consumida por mujeres embarazadas, o en período de lactancia.
  • El exceso en el consumo de esta fruta, puede causar problemas digestivos.
  • Se debe consultar al médico antes de tomar yaca, ya que puede tener interacción con otros medicamentos comerciales.
  • No exceder la dosis principalmente en los niños, un vaso diario es suficiente.
  • Los diabéticos deben consumir esta fruta bajo supervisión médica.

Toxicidad

La mayoría de las variedades de la fruta pan son purgantes si se comen crudas. Algunas variedades se hierven dos veces y se desecha el agua, para evitar efectos desagradables, mientras que hay algunos cultivares que se pueden comerse sin cocinar.

La mayoría de las variedades de la Fruta del pan son purgantes si se comen crudas. Algunas variedades se hierven dos veces y se desecha el agua, para evitar efectos desagradables, mientras que hay algunos cultivares que se pueden comer sin cocinar.

El cyclopropano, cycloartenol, se ha aislado de la fruta fresca. Este contituye el 12% del extracto no saponifiable.

Fuentes

  • «Fruta del pan», artículo publicado en el sitio web Sabelotodo.org.
  • Arguiñano, Karlos (2000): Frutas. Guía de alimentación y nutrición (páginas 69-71). Barcelona: Editorial Debate, 2000. ISBN: 84-8306-371-9 (O.C.)
  • «Yaca: todo lo que debes saber», artículo publicado en el sitio web Árboles Frutales.org.