Central Orlando González Ramírez (Majagua)

(Redirigido desde «Central Orlando González»)
Central Orlando González Ramírez
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Cuba
CAI Orlando González.JPG
Siglas o Acrónimo:CAI
Tipo de unidad:Central azucarero
País:Cuba
Dirección:Poblado de Orlando González, Majagua, Ciego de Ávila

Central Orlando González Ramírez (Algodones hasta su nacionacionalización). Es un Central azucarero cubano ubicado en Ciego de Ávila y conocido como El Reloj Avileño.

Lugar exacto donde se construyó

El Ingenio “Algodones” fue construido a seis kilómetros al sureste de Guayacanes y a siete kilómetros al suroeste de Majagua, capital del municipio del mismo nombre, de la actual provincia de Ciego de Ávila, formando con estos poblados uno de los vértices de un triángulo casi equilátero.

Este lugar en las postrimerías del pasado siglo se conocía como "Sao del Jiquí", por ser la única porción desprovista de montes firmes, porción que abarcaba la parte sur de la finca Rincones y otras porciones de tierras de fincas colindantes.

La finca Rincones, al terminar la segunda guerra por la independencia de Cuba, pertenecía a Librado Díaz y su encargado lo fue el campesino Pedro León González, quien se estableció allí en 1901, construyendo la primera casa en el extremo sur del posterior batey. A escasos metros del Camino Real del Príncipe o Camino Real de La Habana, (actual calle Inocente Antonio Palacios), vivienda No, 67 actual, donde aún residen varios de sus descendientes.

Fecha de construcción del Ingenio

Las primeras cañas para semilla se sembraron en 1913, (primero un cuarto y después —y con éstas- 19 caballerías), por orden de Don Manuel García Rubio, un hacendado espirituano, dueño entonces de la finca Rincones; reservándose las tres-cuartas partes restantes para el cómputo de las 20 caballerías de dicha finca, para la construcción del Ingenio y del batey; el que se conformó en la misma medida en que avanzaban los trabajos de fomento de las áreas cañeras, nutriéndose con los propios obreros -nacionales-, contratados para construirlo.

La construcción del Ingenio se llevó a cabo entre 1915 y 1916, teniendo como premisa, la construcción del ramal del ferrocarril en 1914. Desde Guayacanes (vía central), por donde se trasladaron los equipos y maquinarias fundamentales, provenientes del Ingenio “Aguedita” de la provincia de Matanzas, así como otros medios procedentes de la entonces llamada “Smith Ames de Chishelm”.

Por qué el nombre de Algodones

Si el Ingenio fue construido en la finca Rincones, cabe formularse esta pregunta. Mas no resultó difícil conocer la respuesta; pues resulta que el desmonte de las 19 caballerías referidas, se hizo simultáneamente en otras fincas colindantes, desde noviembre de 1914 y entre ellas figuraba la gran finca de Juan Bautista de Madrigal, llamada “Algodones de Madrigal”, ésta colindaba por el sur con la de Rincones y abarcaba las que serían más tarde las colonias: La Unión, Cabreras, Esperanza, Patricio y parte de Las Marías, (áreas de la actual U.B.P.C. que radica en Cabreras).

Este Señor, que además de unirse y conformar con Don Manuel García Rubio una Sociedad Anónima para financiar la construcción del Ingenio, suministraba en las primeras zafras el mayor porciento de materia prima al Central, razones por las que impuso al Ingenio el nombre de su finca: “Algodones”.

La primera zafra

La quema del desmonte se realizó en abril de 1915 y en mayo de ese mismo año se inició la roturación y siembra de caña para moler, lo cual posibilitó en 1917 realizar la primera zafra, en la que a pesar de su corta duración, (43 días), se produjeron 62 574 sacos de azúcar de 13 arrobas, o sea, 9 355 TM base 96.

Los principales Colonos

Además de la finca "Rincones" y "Algodones de Madrigal", otras fincas cercanas, hasta entonces dedicadas a la ganadería, a los cultivos varios de granos y frutos menores, o sencillamente cubiertas de montes y marabú, se convirtieron inmediatamente en áreas cañeras del Central; siendo sus principales dueños: Celedonio García, (sobrino de Don Manuel), Abelardo Touza, Evaristo Patricio, Benito Cabreras, Benjamín de la Torres, Santos de Armas y el Doctor López; este último poseía todas las tierras circundantes a los actuales poblados La Victoria y La Gloria, que entonces se conocía como el monte del médico.

Algunas de estas colonias en 1919 fueron vendidas a la compañía Holandesa “Marchena y Maduro”, la que hizo la zafra de la “danza de los millones” y años más tarde pasaron a otros colonos, estableciéndose con mayor estabilidad, además de Celedonio y Touza, los Cabreras-Villalobos, Chicón, Benicio Palmero, Riendas y otros.

En el propio decursar del tiempo se fue delimitando la procedencia de la caña que molía en Central y aunque siempre fue mayor la cultivada por el sistema de colonos, de dos y medio a tres millones de arrobas, procedían de Administración y así se le llamaba porque eran cosechadas en terrenos-propiedad del Ingenio, que llegó a tener siete colonias, a saber: La Unión, Cabreras, Esperanza, Patricio, La Yaba, Rincones y Narcisa.

Los que administraban

En sus primeros doce años (1917-1928), el Ingenio “Algodones” tuvo cinco Administradores, que fueron por su orden: Don Manuel García Rubio, Isaías Cartaya, Manuel Leyva, Adolfo Regato López y el americano-mejicano Go Halt y durante los 32 años subsiguientes, hasta la nacionalización, lo fue: Andrés L. Fernández Morell, conocido popularmente por Antillo; con el cual, por ser inflexible y leal patrón a los dueños capitalistas del Ingenio, tuvo que enfrentarse varias veces el movimiento obrero, aspecto que analizaremos en un próximo epígrafe.

Un histórico día

El 14 de octubre de 1960, es muy señalado y glorioso, por dos razones fundamentales: una, por la nacionalización y la otra por el cambio de nombre del Central; por eso resulta interesante recordarlo y describirlo para las actuales y las nuevas generaciones. Veamos:

Después de elaborada y firmada el acta de nacionalización, por las partes actuantes: Jorge García Vázquez y Miguel García Calero por la Empresa Provincial del Azúcar; Plácido Díaz Fernández, Pablo Hernández Castellanos y José D. Casteleiro Betancourt por el Sindicato y Pedro Pérez Martín en su carácter de Administrador Interino; se convocó una Asamblea General que sesionó en el local frente al Sindicato, en la cual se trataron tres importantes aspectos:

Primero

Se dio lectura al acta de nacionalización, cuyos cerrados y prolongados aplausos, dejaban casi inaudible las últimas palabras del documento.

Segundo

Se nombró una comisión interventora compuesta por: Juan 5. Morales Rodríguez, Plácido Díaz Fernández, David Pérez Blanco y Rosendo Fernández Leyva; así como, se designó a un obrero como Administrador provisional, hasta la llegada de Jorge Reyes Calixto, un alumno que estudiaba para maestro en Minas de Frío, Oriente, el que designado por Fidel Castro Ruz se convertiría tres días después (el 18-10-60) en el primer Administrador representante del Gobierno Revolucionario y por tanto representante del pueblo.

No obstante, antes de su llegada, la comisión interventora iniciaba la adopción de medidas revolucionarias, como la sustitución inmediata del Jefe de Oficinas, del Jefe de Campo y del Jefe del Piso de Azúcar sobre este último cambio con fecha 15-10-60, cuyo original con las firmas, obra en el Museo Municipal.

Tercero

No podía ser completo el júbilo de los trabajadores y pobladores de este lugar, si no se le otorgaba al Ingenio “Algodones” un nombre de hecho histórico, de un prócer, de un mártir caído en la dura lucha contra la dictadura batistiana o de un país latinoamericano; así, al computar las propuestas de nombres hechas por los trabajadores allí presentes, prevaleció por mayoría, el nombre del mártir de este mismo Central: Orlando González Ramírez; nombre que lo ha identificado desde entonces y al que sus trabajadores y dirigentes han sabido honrar dignamente.

Véase también

Fuente

  • Síntesis Histórica de Majagua