Sitio arqueológico de Cirene (Libia)

(Redirigido desde «Cirene»)
Sitio arqueológico de Cirene
UNESCO logo.png Welterbe.png
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
SitioArqCirene.jpg
Coordenadas32°49′00″N 21°51′00″E
PaísLibia Bandera de Libia
TipoCultural
Criteriosii, iii, vi
N.° identificación190
RegiónEstados árabes
Año de inscripción1982 (VI sesión)

Sitio arqueológico de Cirene, en sus ruinas, célebres desde el siglo XVIII, está escrito un milenio de historia. En el año 1987, la UNESCO declaró a sus bastante bien conservadas construcciones «Patrimonio de la Humanidad».

Historia

Establecida como una provincia romana en el 74 a. n. e., Cirenaica compartió la suerte del imperio y, como tal, nunca dejó de desempeñar un papel preponderante en el mundo mediterráneo, unida a Creta por Augusto, que decretado la fecha de la batalla de Actium (34 a. n. e.) como el comienzo de una nueva era, y luego separado de Creta por Diocleciano en una reforma de 305, que une con Egipto.

Su capital, que fue reconstruida en el siglo I n. e.]] y dañó durante la insurrección de los judíos en 116, fue completamente reconstruida a partir del reinado de Adriano. Su declive no comenzó hasta que el terremoto y maremoto de 365, una de las grandes catástrofes de la historia.

Cirene, que fue descrita por los geógrafos de Heródoto a Sinesio y tenía sus alabanzas cantadas por Píndaro y Calímaco, no es sólo una de las ciudades de los países del Mediterráneo en el que los mitos, leyendas e historias se han tejido durante más de 1000 años, pero es también uno de los más impresionantes complejos de ruinas en el mundo entero.

Hacia el norte, el Santuario y la fuente sagrada de Apolo, la fuente celebrada por Píndaro, Heródoto y Calímaco, reagrupa los templos de Apolo (siglos VII a IV a. n. e.) y Artemis (siglos VII a VI a. n. e.), el sacella de Perséfone, Hades y Hécate, monumentos y tesoros votivas. Esta zona de culto se completó, en la época romana, por muy grandes edificios de los cuales los más importantes son las Termas de Trajano, restaurado en el siglo segundo. Hacia el oeste, el teatro griego se transformó en un anfiteatro por los romanos. Al sur oeste, la Acrópolis constituye una reserva arqueológica inmensa, cuya exploración se ha aplazado por un tiempo debido a la naturaleza estratégica del lugar.

Al sur este, a unos 500 metros del santuario de Apolo, el ágora y el foro romano, que están bien conservados, formó el centro de la vida cívica. Este sector se caracteriza por la coexistencia de ambas formas griegas y romanas de la planificación urbana dentro de un conjunto unificado de muy amplias proporciones : la Bouleuterion y el Capitolio, Agora y Foro, Nomophylakion, y similares se colocan al lado de Heroa, de los cuales el más conocido es el de Bato . Es el centro urbano de la ciudad ideal, orgullosa de su pasado, consciente de la continuidad de su historia y se volvió hacia el futuro. El sitio arqueológico de Cirene no se limita a estos tres conjuntos monumentales del santuario de Apolo, la Acrópolis y el Ágora. Las excavaciones han puesto de manifiesto el gran interés del sector nororiental, donde las grandiosas ruinas de la época de Augusto fueron habitadas hasta el final de la historia de Cirene.

En otros lugares, Cirene conserva un complejo necrópolis que se cuenta entre las más extensas y variadas del mundo antiguo.

Ubicación

Se encuentra en el norte de África, más precisamente en el valle de Djebel Akhdar, dentro de Libia. Cirene fue una de las cinco colonias que los griegos tuvieron en esa región y la que justamente le diera el nombre (Cirenaica), por ser la de mayor importancia.

Santuarios, teatros y acueductos

Al cambiar su nombre el Imperio romano de Oriente por el de Imperio bizantino, Cirene pasó a ser la segunda ciudad en importancia, luego de Alejandría, en el norte de África.

En el siglo VII, ya de la era cristiana, se integra al Imperio musulmán, quienes al dedicarse a la conquista de Hispania (actual España) la dejan de lado y con el paso del tiempo queda deshabitada.

Las ruinas nos permiten ver qué importante fue Cirene en su momento y cuánta era su belleza. En el ágora, o plaza central, se alzaba el santuario de Deméter y Core; la carretera (llamada vía por los romanos) que la unía con Apolonia aún se conserva, también el acueducto, grandes templos, tumbas importantes, teatros, numerosas pinturas y esculturas.

Destrucción del Patrimonio de la Humanidad de Cirene

Cirene ha sido transformada en un área de destrucción, denuncian los arqueólogos

Es la barbarie que no cesa. La guerra no solo trae dolor a las personas sino también a su patrimonio y a su cultura. Cirene es uno de los sitios arqueológicos más bellos de Libia. Los expertos describen este enclave como “una de las principales ciudades del mundo Helénico”, y su necrópolis figura entre las mayores y más importantes del planeta. Un lugar único, que además está declarado Patrimonio de la Humanidad. De poco parece haberle servido. Al menos 200 criptas, junto con parte del viaducto (que los arqueólogos datan 200 años después de Cristo), han sido destruidas hace escasos días por las excavadoras. Los responsables de este desastre son agricultores locales que han devastado las ruinas para vender esos terrenos ya "despejados" y distribuidos en parcelas de 500 metros cuadrados a promotores inmobiliarios. El destrozo ha sido enorme. “Han arrojado piezas antiguas a un río cercano como si fueran basura”,

Los arqueólogos han avisado a las autoridades sobre esta destrucción, pero no tienen muchas esperanzas de que sirva para algo. La situación social y política es tan frágil que impide cualquier intervención. Además, esta bellísima ciudad, fundada 700 años antes de Cristo, se enfrenta a su particular idiosincrasia. Los agricultores y granjeros que viven en estas tierras las reclaman como propias. Desde luego no tienen documentos que lo acrediten, solo la tradición oral transmitida de padres a hijos lo sustenta.

Galería

Fuentes