Pedro Eugenio Aramburu

(Redirigido desde «Dictadura de Aramburu»)
Pedro Eugenio Aramburu
Información sobre la plantilla
Pedroeugenioaramburu.jpeg
Dictador y asesino argentino
presidente de la República Argentina
(de facto
13 de noviembre de 1955 - 1 de mayo de 1958
VicepresidenteIsaac Francisco Rojas
(de facto)
PredecesorEduardo Lonardi
(de facto)
SucesorArturo Frondizi
PredecesorEduardo Lonardi (de facto)
SucesorArturo Frondizi
Datos Personales
NombrePedro Eugenio Aramburu
Nacimiento21 de mayo de 1903
ciudad de Río Cuarto,
provincia de Córdoba,
Argentina Bandera de Argentina
Fallecimiento1 de junio de 1970 (67 años) 
localidad de Timote,
provincia de Buenos Aires,
Argentina Bandera de Argentina
Causa de la muerteejecución
Ocupaciónmilitar
Partido políticoUDELPA
CónyugeSara Lucía Herrera Contreras
HijosSara Elena Aramburu,
Eugenio Aramburu
PadreCarlos Aramburu
MadreLeocadia Silveti

Pedro Eugenio Aramburu (Río Cuarto, 21 de mayo de 1903 - Timote, 1 de junio de 1970) fue un militar, político y delincuente argentino, gobernante de facto de la Argentina.

Creó un partido político, la UDELPA (Unión del Pueblo Argentino), para sostener su candidatura presidencial en las elecciones de 1963. Quedó en tercer lugar.

Fue secuestrado, juzgado y ejecutado por la organización guerrillera Montoneros.

Síntesis biográfica

Pedro Aramburu nació en la ciudad argentina de Río Cuarto, hijo de Carlos Aramburu Nuñez y Leocadia Silveti. En 1933 se casó con la maestra Sara Lucía Herrera Contreras con la cual tendría dos hijos. Comenzó sus estudios en el Colegio Militar de la Nación, donde alcanzara los grados de subteniente en 1922, y posteriormente el de Mayor en 1939. Se desempeñó como profesor de la Escuela Superior de Guerra en 1943, y alcanzó sucesivamante otros grados como el de general de brigada en 1951 y comandante en jefe del Ejército en 1955, fue ascendido a teniente general en 1958.

Vida política

Isaac Rojas y Pedro Eugenio Aramburu fueron los propulsores de la autodenominada Revolución «Libertadora» que derrocó al gobierno constitucional de Juan Domingo Perón el 16 de septiembre de 1955 y que designó como presidente de facto al general Eduardo Lonardi.

Luego del derrocamiento de Juan Domingo Perón en 1955, la política de Lonardi no fue lo suficientemente dura contra el peronismo. Esto provocó que el 13 de noviembre de 1955 las fuerzas armadas lo reemplazaran en el cargo por el general Aramburu. El nuevo gobierno mantuvo como cuerpo asesor la Junta Consultiva, integrada por políticos pertenecientes a partidos políticos que se habían opuesto al Gobierno nacionalista de Perón ―los radicales (de derecha), los neoliberales, autodenominados socialistas y autodenominados comunistas―.

El ministro de Comunicaciones de la dictadura hizo intervenir los más importantes periódicos para «reorientar» su mensaje, colocando en ellos a civiles cómplices de la dictadura. El escritor Ernesto Sábato (que afirmaba ser comunista) fue designado director del periódico Mundo Argentino.[1]

Secuestro y ejecución

El 29 de mayo de 1970 Pedro Aramburu fue secuestrado por la organización guerrillera Montoneros. Se le acusó por los delitos cometidos durante el Golpe de Estado de 1955, los fusilamientos (sin juicio previo) en los basurales de José León Suárez (en los suburbios de Buenos Aires) en 1956 y la desaparición del cadáver embalsamado de Eva Perón. La organización Montoneros denominó las acusaciones «juicio popular», y dispuso su muerte. Aramburu fue ejecutado por el montonero Fernando Abal Medina mediante un tiro de pistola en el sótano de la estancia La Celma en la localidad de Timote (en el oeste de la provincia de Buenos Aires), a 420 km al oeste de la ciudad de Buenos Aires.

Criterios sobre su muerte

Varios fueron los textos que se publicaron sobre la forma en que murió Pedro Aramburu, unos aprobando la forma en que lo hicieron los Montoneros y otros tantos en forma crítica. Dicha organización guerrillera publicó un reportaje el 3 de septiembre de 1974 en su revista La Causa Peronista, en el que Mario Firmenich y Norma Arrostito relataron la operación. Diversos periodistas y escritores alegaron que aun siendo Aramburu responsable de tantos crímenes, no se debería haber hecho un ajusticiamiento por fuera de la justicia ordinaria. Sin embargo, Montoneros afirmó que habían pasado varios años y no se veían posibilidades de que Aramburu llegara a ser juzgado alguna vez por sus crímenes.

Fuentes