Fernando Alonso: danza con la vida (Libro)

Fernando Alonso: danza con la vida (Libro)
Información sobre la plantilla
Fernando Alonso, Danza con la vida.JPG
Título originalFernando Alonso: danza con la vida
Autor(a)(es)(as)Raúl R. Ruiz
Editorial:Editorial Letras Cubanas
ISBNISBN 959-10-0519-9
PaísCuba
PremiosLibro ganador del Concurso Nacional de Biografía en 1998.

Fernando Alonso: danza con la vida es una biografía sobre quien está catalogado como el Padre del ballet cubano, Fernando Alonso dejó una estela práctica y conceptual, sedimento de su incomparable y vital experiencia formativa, diálogos de permanente actualidad para la danza y la cultura patrias. El Premio Nacional de Danza, el Doctorado Honoris Causa del ISA, el Premio Nacional de Enseñanza Artística y el Maestro de Juventudes se honraron con su nombre.

Sinopsis

Esta biografía a trasciende los ámbitos del género, puesto que deviene revelador documento de la historia del ballet en Cuba desde 1914 hasta el presente. Sobre el biografiado Miguel Cabrera, Historiador del Ballet Nacional de Cuba dijo:

"El maestro Fernando Alonso, una de las personalidades más relevantes del ballet de nuestro tiempo, cofundador del Ballet Nacional de Cuba y uno de los pilares en la gestación de la Escuela Cubana de Ballet...”

Datos del autor

Raúl R. Ruiz, Historiador (1941 - 2004) Profesor, escritor e historiador de la ciudad de Matanzas. Nace el 23 de agosto de 1941, en Buenavista, Villa Clara. Se mantuvo vinculado a la docencia durante veintiún años en escuelas rurales, en el Instituto Provincial de Superación Educacional, en el Preuniversitario José Luis Dubrocq y en Instituto Superior Pedagógico Juan Marinello, donde permanece hasta 1981, período en el que desarrolló disímiles acciones encaminadas a elevar la calidad de la enseñanza y el nivel cultural de los educandos. Consecuentemente con su amor a la historia comienza a laborar en el Museo Provincial Palacio de Junco en 1981.

Perteneció a numerosas organizaciones y asociaciones como miembro de los Consejos Científicos: de la Dirección Provincial de Cultura, de la Delegación Provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, y de la Oficina de Asuntos Históricos del Comité Provincial del Partido. Además a los grupos de Estudios e Investigaciones Canario-Americano de Islas Canarias, Historia Regional del Instituto de Historia de Cuba, e Historiadores de la Ciencia. Fue miembro del Comité Nacional de la Unión de Historiadores de Cuba (UNHIC) del cual fue su primer presidente provincial, miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), de la Sociedad Cultural José Martí y del grupo de Estudios Martianos y del Consejo Asesor del Semanario Yumurí.

Obtuvo en su vida innumerables Premios y Distinciones como: la Medalla de la Alfabetización, la distinciones Raúl Gómez García, Félix Elmuza y por la Cultura Nacional. Su último libro publicado fue precisamente Fernando Alonso. Danza con la vida (biografía), 2000.

Criterios sobre la obra

Omar Valiño, periodista cubano:

" Quien asistió a una de sus clases o conversó con él, quien haya leído su biografía, escrita por el investigador matancero Raúl R. Ruiz o, en tiempo más reciente, el libro de la profesora norteamericana Toba Singer; quien disfrute de cualquier actuación del ballet cubano sabe de la importancia inmensurable de Fernando Alonso para la cultura cubana.”

Pedro Ángel, periodista cubano:

" Es imposible evocar la fecunda vida de Fernando Alonso Rayneri sin referirnos a la estrecha relación que tuvo con la formación, en el sentido más pleno de varias generaciones de bailarines cubanos. “Padre del ballet cubano” lo llama la periodista norteamericana Toba Singer en su libro Fernando Alonso. The father of Cuban Ballet. University Press of Florida. Maestro, simplemente y con respeto, le llaman los bailarines de todas las ramas de la danza y los cubanos en general. Tal es su jerarquía.”

Miguel Cabrera, Historiador del Ballet Nacional de Cuba dijo:

" En 1950, luego de limitar su carrera como bailarín para dedicarse básicamente al trabajo de dirección en la Compañía y la Academia de Ballet Alicia Alonso, fundada ese propio año, dio comienzo a su labor más trascendente. En la Academia, la institución encargada de formar las primeras generaciones de bailarines cubanos profesionales, iniciaría junto a Alicia un serio trabajo de investigación encaminado a lograr un método de enseñanza propio que con el paso de los años ha culminado en la Escuela Cubana de Ballet, hoy mundialmente reconocida. En el difícil periodo que media entre 1948 y 1956 Fernando Alonso supo enfrentar la apatía oficial y las incomprensiones de los gobiernos que padeció Cuba, que negaban el más elemental apoyo a empeños culturales de la magnitud del ballet cubano.

El advenimiento de la Revolución en 1959 proporcionó al maestro Alonso infinitas posibilidades de realización profesional como director general del Ballet Nacional de Cuba (1959-1975), de la Escuela Nacional de Ballet (1962-1967), del Ballet de Camagüey (1975-1992), de la Compañía Nacional de Danza de México y del Ballet de Monterrey (1992-1995). Cumplimentó también un extenso periodo de colaboración con el movimiento danzario internacional, que incluyó prestigiosas instituciones de Francia, Bélgica, Bulgaria, Canadá, República Dominicana, México, Colombia, así como festivales y concursos en Moscú, Varna, New York y Perú, entre otros.

Vigilante perpetuo de los principios técnicos, éticos y estéticos de la Escuela Cubana de Ballet, aportó su rica experiencia al ballet cubano como Asesor del Ministerio de Cultura, de la Escuela Nacional de Ballet, de la Facultad de Arte Danzario del Instituto Superior de Arte, del Centro Pro-Danza y como Presidente de Honor y miembro de los Jurados de los Con­cursos y Encuentros Internacionales de Academias para la Enseñanza del Ballet, efectuados en La Habana.”

Martha Sánchez, periodista cubana:

" Oculta. Muy oculta. La huella de un maestro de danza suele vivir en el genio y el espíritu escénico de los bailarines, sus obras más perfectas. Pero cuando el carácter de un maestro funda danzantes, compañía y escuela, el olvido se torna imperdonable. En ocasiones tiende a obviarse o a disminuirse la obra de Fernando Alonso en la historia del ballet cubano. Fundador de la primera compañía danzaria profesional del país, de la Escuela Cubana de Ballet y su metodología, escrita por él, Fernando aún no consigue desprenderse de barras, zapatillas, ensayos y bailarines. La disciplina y constancia las predica con el ejemplo.”

Fuentes