Flavio Arcadio

Flavio Arcadio
Información sobre la plantilla
Flavio arcadio.jpg
Reinado 383/408
Nombre real Flavio Arcadio Augusto
Nacimiento 377
Hispania
Fallecimiento 1 de Mayo de 408
Constantinopla
Predecesor Teodosio I
Sucesor Teodosio II
Consorte Elia Eudocia
Descendencia Teodosio II, Pulqueria, Arcadia y Marina
Dinastía Teodosiana
Padre Teodosio I
Madre Aelia Flacila



Flavio Arcadio , emperador romano entre los años 383 y 408, nació en España hacia el 377 y murió en Constantinopla el 1 de mayo del 408. Hijo y sucesor de Teodosio I, gobernó en Oriente al mismo tiempo que su hermano Honorio lo hacía en Occidente.

Síntesis Biográfica

Fue el hijo mayor del emperador Teodosio y la emperatriz Alia Flavila, siendo educado en ciencias seculares en Constantinopla por el sofista Temistio y en el cristianismo por el asceta Arsenio. En el año 383 su padre le otorgó el título de Augusto y en el 384 fue nombrado cónsul. Cuando en el 394 Teodosio fue a Occidente para expulsar al usurpador Eugenio, dejó el gobierno en manos de Arcadio, con la ayuda del ministro Rufino. Pero la inesperada muerte del emperador en Milán el 17 de enero del año 395, convirtió a Arcadio en emperador oriental.

Arcadio inauguró un nuevo tipo de gobierno en el que delegaba todas las obligaciones, ya civiles como militares, en un consejero. Es decir, Arcadio siguió reinando nominalmente, pero las verdaderas riendas del gobierno estuvieron en manos del galo Rufino, designado por Teodosio como tutor de Arcadio, que llegó a alcanzar el rango de prefecto del Pretorio.

El Imperio

La división del Imperio romano en dos partes, sometidas cada una de ellas al gobierno de un emperador o Augusto, era una práctica administrativa habitual desde finales del siglo III tras la primera reforma del emperador Diocleciano. La novedad del reinado de Arcadio radica en que la división del Imperio realizada por su padre Teodosio I sería la definitiva, las dos partes del Imperio no volverían nunca más a ser reunificadas, tal y como habían hecho en el pasado emperadores poderosos como Constantino I el Grande o el propio Teodosio I.

Por ello Arcadio es considerado el primer emperador del Imperio romano de Oriente. En su momento la división del Imperio no tuvo probablemente el carácter definitivo y radical que la historiografía posterior le ha adjudicado, ya que desde la perspectiva de finales del siglo IV, y con los antecedentes de lo acaecido a lo largo del siglo IV, ésta tendría probablemente visos de ser una división más o menos transitoria. Además, especialmente al comienzo del reinado de Arcadio, las políticas del Imperio Occidental y del Oriental estarían todavía entrelazadas por luchas de poder que buscaban en parte el control de todo el Imperio romano. Incluso antes de ser el único regente, prohibió a los herejes la adoración, enseñanza y organización pública y al año siguiente les retiró todos sus antiguos privilegios. Las investigaciones en busca de herejes debían hacerse en la cancillería imperial y en los tribunales oficiales.

Estrechamente asociado con ello iba su proceder contra el paganismo. En el año 397 ordenó que el material de los templos en Siria se usara para la reparación o construcción de caminos públicos, puentes, acueductos y murallas (XV. i. 36) y en el 399 emitió un decreto al prefecto del este para que destruyera todos los santuarios rurales. En toda esta acción tuvo a Crisóstomo como decidido colaborador. El resultado más importante fue la destrucción del templo de Marneion y de otros siete templos en Gaza en el año 401.

Arcadio fue amistoso hacia los judíos, sospechándose que compraron el favor de Eutropio con dinero. Tenían una jurisdicción propia similar a la de los obispos y el derecho del santuario análogo al eclesiástico. Durante su gobierno se decretaron varias reformas en las que no faltaron buenas medidas.

Eudocia

Arcadio también fue influenciado por su esposa Eudocia, la bella hija de Bauto, un franco. Bajo Arcadio el imperio bizantino adquirió su carácter oriental que posteriormente retuvo. Su piedad era sincera y se extendía a la veneración de las reliquias de los santos y mártires.

Desde 399 ejerció el gobierno un grupo de personalidades ligadas a la emperatriz Eudocia, como el Prefecto del Pretorio de Oriente, Aureliano, después de 400 el conde Juan, o el general Fravitta, de origen godo. A partir de 403 se opuso constantemente a Eudocia Juan Crisóstomo, Patriarca de Constantinopla, que sentía que ella había usado la riqueza de su familia para ganar control sobre el emperador. Eudocia, con la ayuda del Patriarca de Alejandría, logró exiliar a Crisóstomo, pero un tumulto popular le hizo retroceder.

Cuando Eudocia consiguió deponerle en el año 404, sus partidarios, indignados, saquearon Santa Sofía y el Senado. La muerte de Eudocia en octubre del 404 inició la etapa de influencia en el gobierno del prefecto del Pretorio Antemio y que, a diferencia de sus antecesores, fue muy favorable para el Imperio.

Muerte

Arcadio fue dominado durante el resto de su reinado por Antemio, Prefecto del Pretorio de Oriente. El propio Arcadio se preocupaba más por parecer un cristiano pío que de las materias políticas o militares de su imperio. Murió mayo del 408, habiendo tenido sólo nominalmente el mando de su imperio, en 408. De Eudocia había tenido cuatro hijos: Pulqueria, Arcadia y Marina, y un varón, el futuro Teodosio II.

Fuentes