Franz Von Baader

Franz von Baader
Información sobre la plantilla
4KB
NombreBenedikt Franz Xaver Baader
Nacimiento27 de marzo de 1765
Munich, Baviera, Bandera de Alemania Alemania
Fallecimiento23 de mayo de 1841
NacionalidadAleman
OcupaciónFilósofo e ingeniero en minería
CónyugeMaria Dorothea Rosalia von Schöpf
PremiosGanó un premio de 12.000 gulden (≈117 kg de plata) por su nuevo método de emplear sulfato de sodio en lugar de potasa en la fabricación de vidrio en 1817.

Franz von Baader. Fue un filósofo católico alemán, teólogo e ingeniero de minería. Resistiendo el empirismo de su época, denunció a la mayoría de la filosofía occidental desde Descartes como tendencia hacia el ateísmo y ha sido considerada un renacimiento de la escuela escolástica. Fue uno de los teólogos más influyentes de su época, pero su influencia en la filosofía posterior ha sido menos marcada.

Síntesis biográfica

Nació en Munich, Baviera, el 27 de marzo de 1765. Fue el tercer hijo de Joseph Franz von Paula Baader (15 de septiembre de 1733 - 16 de febrero de 1794) y Maria Dorothea Rosalia von Schöpf (25 de octubre de 1742 - 5 de febrero de 1829), que se casaron el 23 de mayo de 1761. En 1775, el padre de Franz Joseph se convirtió en el médico de la corte de Maximiliano III Joseph, el elector de Baviera. (El elector falleció dos años más tarde.) Los dos hermanos mayores de Franz eran hombres distinguidos. Su hermano Clemens Alois Andreas Baader (8 de abril de 1762 - 23 de marzo de 1838) fue un autor, y su hermano Joseph Anton Ignaz Baader (30 de septiembre de 1763 - 20 de noviembre de 1835) era un ingeniero.

Estudió medicina en Ingolstadt y Viena, y por un corto período de tiempo ayudó a su padre en su práctica médica. Sin embargo, Franz pronto descubrió que la vida como un médico no le convenía, y decidió convertirse en un ingeniero de minería en su lugar. Estudió bajo Abraham Gottlob Werner en Freiberg, viajó a través de varios de los distritos mineros en Alemania del norte, y residió en Inglaterra de 1792 a 1796.

En Inglaterra, se familiarizó con el empirismo de David Hume, David Hartley y William Godwin, que era extremadamente desagradable para él. Pero también entró en contacto con las especulaciones místicas de Meister Eckhart, Louis Claude de Saint-Martin, y sobre todo las de Jakob Böhme, que eran más a su gusto.

En 1796, regresó a Alemania y, en Hamburgo, se familiarizó con F. H. Jacobi, con quien se convirtió en amigos íntimos. También entró en contacto con Friedrich Schelling, y las obras que publicó durante este período fueron manifiestamente influenciadas por ese filósofo. Sin embargo, Baader no es discípulo de Schelling, y probablemente dio más de lo que recibió. Su amistad continuó hasta aproximadamente el año 1822, cuando la denuncia de Baader sobre la filosofía moderna en su carta al zar Alejandro completamente alienada Schelling.

Durante todo este tiempo, Baader continuó aplicándose a su profesión. Ganó un premio de 12.000 gulden (≈117 kg de plata) por su nuevo método de emplear sulfato de sodio en lugar de potasa en la fabricación de vidrio. De 1817 a 1820, ocupó el puesto de superintendente de minas y fue elevado a la categoría de nobleza por sus servicios. Se retiró en 1820, y posteriormente publicó una de las mejores de sus obras, Fermenta Cognitionis en 6 partes de 1822 a 1825. En él, combate la filosofía moderna y recomienda el estudio de Böhme.

En 1826, cuando se inauguró la nueva universidad en Munich, fue nombrado profesor de filosofía y teología especulativa. Publicó algunas de sus conferencias allí en 4 partes de 1827 a 1836 bajo el título Spekulative Dogmatik. En 1838, él se opuso públicamente a la interferencia de la Iglesia Católica Romana en asuntos civiles y, en consecuencia, fue interdicto de dar conferencias sobre la filosofía de la religión durante los últimos tres años de su vida.

Muerte

Murió el 23 de mayo de 1841. Está enterrado en el Alter Südfriedhof en Munich.

Filosofía

Resulta difícil resumir la filosofía de Baader, pues expresó sus pensamientos más profundos en aforismos oscuros o en símbolos y analogías místicas.

Sus doctrinas son en su mayoría expuestas en breves ensayos destacados, en comentarios sobre los escritos de Böhme y St-Martin, o en su extensa correspondencia y revistas. Sin embargo, hay puntos sobresalientes que marcan el contorno de su pensamiento. Baader parte de la posición de que la razón humana por sí misma nunca puede alcanzar el fin que pretende y sostiene que no podemos descartar las presuposiciones de la fe, la iglesia y la tradición.

Su punto de vista puede calificarse de escolástica, ya que, al igual que los escolásticos, creía que la teología y la filosofía no se oponían, sino que la razón tiene que aclarar las verdades dadas por la autoridad y la revelación. Sin embargo, en sus intentos de acercar aún más los ámbitos de la fe y del conocimiento, se acerca al misticismo de Meister Eckhart, Paracelso y Böhme. Toda nuestra autoconciencia es al mismo tiempo conciencia de Dios, y todo conocimiento es conocer con, conciencia o participación en Dios.

Teología La filosofía de Baader es, pues, esencialmente una forma de teosofía. Dios no debe concebirse como mero Ser abstracto (latín: sustancia) sino como la Voluntad primordial en la base de todas las cosas y un proceso o actividad eterna (actus). Este proceso funciona como autogeneración de Dios, en el que podemos distinguir dos aspectos: el inmanente o esotérico y el eminente o exotérico. Sólo en la medida en que la "voluntad primitiva" piense o sea consciente de sí misma, puede distinguir el conocedor y el conocido, el productor y el producido, de donde procede el poder de convertirse en espíritu. Dios tiene Su realidad sólo en la medida en que Él es espíritu absoluto. La Trinidad (llamada Ternar en Baader) no es un dato, sino que se hace posible, se refleja en, y tiene lugar a través de la eterna e impersonal idea o sabiduría de Dios, que existe al lado de no distinta de la "voluntad primitiva".

La personalidad y la realidad concreta se dan a aspectos separados de esta Trinidad a través de la naturaleza, que es eterna y necesariamente producida por Dios. Estos aspectos de la existencia no ocurren sucesivamente en el tiempo sino que ocurren sub specie aeternitatis como elementos necesarios de la auto-evolución del Ser divino. Su "naturaleza" no debe confundirse con la naturaleza de la Creación, que es un acto innecesario, libre y no temporal del amor y la voluntad de Dios que no puede deducirse especulativamente sino que debe ser aceptado como un hecho histórico.

Los seres creados eran originalmente de tres órdenes: los inteligentes o los ángeles; El mundo material no inteligente; Y el hombre, que mediada entre ellos. Los ángeles y el hombre estaban dotados de libertad. La Caída de Adán y Lucifer eran hechos históricos que eran posibles, aunque no necesarios Baader considera que los ángeles han caído por el deseo de ascender a la igualdad con Dios (es decir, el orgullo) y el hombre al permitirse hundirse al nivel de la naturaleza (a través de los diversos pecados corporales). Baader consideró que el mundo tal como lo conocemos -con tiempo, espacio y materia- sólo comenzó después de la caída de la humanidad y fue creado como un regalo de Dios permitiendo a la humanidad la oportunidad de redención. Baader desarrolló teorías de la fisiología y la antropología sobre una serie de obras basadas en esta comprensión del universo, pero en su mayoría coincide con las ideas de Böhme. Principalmente, traza los efectos adversos de varios pecados y aboga por la restauración de armonías naturales por su eliminación.

Su sistema de ética rechaza la idea de que sólo la obediencia a las leyes morales (como en el kantianismo) es suficiente. En cambio, aunque la humanidad ha perdido la capacidad de lograr esto por sí misma, es necesario realizar y participar en nuestro lugar en el orden divino. Como la gracia es necesaria para tal realización, ninguna teoría ética que descuide el pecado y la redención es satisfactoria o incluso posible. Las obras simples nunca son suficientes, pero la virtud curativa de Cristo debe ser recibida, principalmente a través de la oración y los sacramentos de la iglesia.

Fue considerado como uno de los más grandes teólogos especulativos del catolicismo del siglo XIX e influyó, entre otros, en Richard Rothe, Julius Müller y Hans Lassen Martensen.

Política

Sostuvo que en el estado se requerían dos cosas: la sumisión común al gobernante (sin la cual habría guerra civil o invasión) y la desigualdad de rango (sin la cual no habría organización). Como Baader consideró a Dios solo como el verdadero gobernante de la humanidad, argumentó que la lealtad a un gobierno sólo puede ser asegurada o dada cuando era verdaderamente cristiana, se opuso al despotismo, al socialismo, al liberalismo igualmente. Su idea era una comunidad civil gobernada por la Iglesia Católica, cuyos principios se oponían tanto al pietismo pasivo e irracional como a las doctrinas excesivamente racionales del protestantismo.

Fuentes