Horacio Ferrer Díaz

Horacio Ferrer
Información sobre la plantilla
Horacioferrerdoctor.jpg
Oftalmólogo cubano, en su época de estudiante se incorporó a la lucha por la independencia de Cuba; en la que obtuvo el grado de comandante del Ejército Mambí.
NombreHoracio Ferrer Díaz
Nacimiento4 de marzo de 1876
aldea de Sabanilla del Encomendador,
actual Juan Gualberto Gómez,
provincia Matanzas,
gobernación de Cuba,
Reino de España Bandera de España
Fallecimiento6 de marzo de 1960
ciudad de La Habana,
República de Cuba Bandera de Cuba
Nacionalidadcubana
Ocupaciónmédico oftalmólogo, combatiente


Horacio Ferrer Díaz (Sabanilla del Encomendador, 4 de marzo de 1876 - La Habana, 6 de marzo de 1960). Oftalmólogo, higienista y patriota cubano que jugó un papel destacado en la historia de Cuba, por su actividad combativa en el derrocamiento de la metrópoli española y muchos años más tarde en el de la dictadura de Gerardo Machado.

Síntesis biográfica

Estudios

Cursó sus estudios primarios en su pueblo natal y más tarde siendo ya un jovencito pasó a la ciudad de Matanzas, ingresando como alumno en el afamado colegio El Siglo donde realizó estudios superiores graduándose de bachiller en el Instituto de Segunda Enseñanza de Matanzas.

Ya en posesión del título de bachiller ingresó en la Universidad de La Habana cursando la carrera de Medicina y graduándose con excelentes notas en dicha facultad.

Labor profesional

En su vida profesional se destacaron tres aspectos: el de médico militar, el de higienista y el de oftalmólogo, fue oculista del Dispensario Tamayo, del Hospital n.º 1, hoy Calixto García, y luego del ejército.

Entre sus trabajos como oftalmólogo sobresalieron la oftalmo reacción a la tuberculina, la agudeza visual en el ejército permanente, la inspección ocular a nueve mil niños en la provincia de Pinar del Río, en la que encontró que el 2.98% de la población infantil padecía de tracoma. Su labor como higienista no fue menos brillante, sobresaliendo en la misma la aplicación de la vacuna antitífica en Cuba y la campaña contra las enfermedades venéreas.

En 1923 Ferrer había ingresado a la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana como Académico de Número con su discurso Contribución de los oculistas cubanos al progreso de la oftalmología; además hizo casi dos decenas de presentaciones publicadas en esa academia, la mayoría muy destacadas.

Su obra Higiene militar fue el libro de texto durante muchos años en la Academia Militar. Fue miembro de la Sociedad Oftalmológica Mexicana., miembro del College Internacional des Chinigiens y de la Societé Francaise D´Ophthalmologie, de la Federación Médica de Cuba y de otras muchas importantes instituciones científicas nacionales y extranjeras.

Operó por primera vez a un paciente con desprendimiento de retina en Cuba, trabajo que presentó con el resultado de los primeros cuatro pacientes, en 1932, siguiendo a Gonin. Entre sus otros trabajos se destacaron los relacionados con la tuberculosis y la nutrición deficiente del obrero cubano. Recibió varios reconocimientos como oftalmólogo. La Sociedad Europea y la Latina de Oftalmología lo designaron miembro de honor.

Labor revolucionaria

Al estallar la guerra de 1895, Ferrer parte al campo de batalla, cuando era un estudiante de medicina, y sirvió en Camagüey con las fuerzas del Mayor General Máximo Gómez. Peleó en la toma de Victoria de Las Tunas, donde asaltó el cuartel de caballería, peleó en el combate de Guamo y en el paso de la trocha con el General Mario García Menocal.

Durante un combate Horacio Ferrer fue herido gravemente, por esa herida tuvo que ser evacuado a Nassau y de ahí a Nueva York donde fue operado. Al restablecerse se incorporó de nuevo al combate bajo las órdenes del General Carlos Roloff. Culminó la guerra con los grados de comandante del Ejercito Libertador, siendo designado jefe del estado mayor del general Clemente Gómez en la provincia de Matanzas. Termina entonces de estudiar la carrera de medicina en 1901 y trabaja como médico en el campo, luego como inspector médico a las órdenes del doctor Carlos Juan Finlay Barrés y después como médico militar.

En el ejército trabajó como oftalmólogo e higienista, organizando la sanidad militar, con su primer jefe nacional, el doctor Martín Marrero, coronel de la Guerra de Independencia. En ese cuerpo alcanzó las más altas condecoraciones militares y científicas conocidas en Cuba y otras por la Cruz Roja Española. Sobre esas etapas de su vida escribe su hermoso libro Con el rifle al hombro. Se incorporó al Ejército de la República como teniente médico, retirándose voluntariamente con los grados de coronel, en 1928. Después de retirarse del ejército, se dedica de lleno a la oftalmología, en la que había ido adquiriendo gran fama, en tiempos en que Gerardo Machado maniobraba de forma fraudulenta para continuar en el poder por cinco años más.

Ferrer tomó partido para acabar con la dictadura machadista a lo que contribuyó promoviendo la desobediencia del ejército que hasta ese momento había respaldado a Machado. Esto lo hizo con el coronel Julio Sanguily Echarte, jefe de la aviación y descendiente directo del general de la Guerra de Independencia de 1868, Julio Sanguily Garrite, ello se materializó con la rebeldía de las guarniciones de La Habana y Columbia.

Muerte

Fallece el 6 de marzo de 1960, en La Habana.

Fuentes