Juan Paris, maestro de capilla de la Catedral de Santiago de Cuba (1805-1845). Villancicos de Navidad (Libro)

Juan Paris, maestro de capilla de la Catedral de Santiago de Cuba (1805-1845). Villancicos de Navidad (Libro)
Información sobre la plantilla
Juan Paris.Villancicos de Navidad.JPG
Título originalJuan Paris, maestro de capilla de la Catedral de Santiago de Cuba (1805-1845). Villancicos de Navidad
Autor(a)(es)(as)Claudia Fallarero Valdivia
Editorial:Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana: Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana
PaísCuba


Juan Paris, maestro de capilla de la Catedral de Santiago de Cuba (1805-1845). Villancicos de Navidad. Libro en que la musicóloga cubana Claudia Fallarero Valdivia presenta un breve estudio biográfico y contextual del compositor Juan Paris (Cataluña, ca. 1759-Santiago de Cuba, 1845), quien se dedicó a servir la música de la Catedral de Santiago de Cuba durante 40 años y contribuyó a mantener vigente la tradición compositiva del villancico, representada en el siglo XVIII por su antecesor, Esteban Salas.

Sinopsis

En esta obra se reproducen las ocho primeras obras de Paris que se publican en Cuba, pues no hay constancia alguna de que fueran impresas con anterioridad. Se trata de dos ciclos completos de villancicos de Navidad, uno compuesto en 1805, año en el que tomó posesión como maestro de capilla en la Catedral oriental, y otro de 1807, cuando reforma la orquesta catedralicia acorde con las influencias estéticas de su época.

Datos del autor

Claudia Fallarero Valdivia (Cuba) Licenciada en Musicología por el Instituto Superior de Arte de La Habana (2007). Ha realizado investigaciones sobre el patrimonio musical religioso cubano correspondiente a la primera mitad del siglo XIX, estudios monográficos y genéricos sobre música religiosa contemporánea post-conciliar en Cuba, análisis de los procesos de creación y circulación de las obras de los compositores académicos cubanos, y estudios sobre géneros de la música popular urbana (jazz y rap) en Cuba. Integra el equipo de investigación del proyecto Rescate y difusión del Patrimonio histórico–musical conservado en las catedrales e iglesias de Cuba, Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana (CIDMUC) / Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. Ha participado como ponente en eventos nacionales e internacionales. Integra el equipo editorial de la revista Boletín Música de Casa de las Américas. Ha ejercido la docencia en diversos niveles de la enseñanza musical, incluido el Instituto Superior de Arte. Ha realizado publicaciones en la revista Clave del [Instituto Cubano de la Música]].

Criterios sobre la obra

Roberto Méndez Martínez, escritor e investigador cubano:

" La reciente aparición de otro tomo de la colección Patrimonio Musical Cubano, auspiciada por el Centro de Investigación de la Música Cubana, con el apoyo de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana y la Universidad de Valladolid, viene a ofrecernos un estudio científico de dos series de Villancicos de Navidad de París, revisados, analizados y transcriptos por la joven musicóloga Claudia Fallarero Valdivia. De hecho esta obra deriva de su tesina para obtener el título de Licenciada en Musicología en el Instituto Superior de Arte.

En este volumen accedemos a los datos biográficos que han podido obtenerse de Juan París, antes de pasar al estudio de las series de villancicos correspondientes a los años 1805 y 1807. Los rasgos de estos desde el punto de vista compositivo y las peculiaridades de sus letras, inspiradas en modelos españoles de la época, pero modificadas y completadas según sus necesidades por el creador, ocupan un extenso capítulo del libro, antes de dar paso a la transcripción de las partituras, esmerada y clara, que salva muchos errores y omisiones y las coloca de este modo en manos de los potenciales intérpretes que las divulgarán en los conciertos públicos.

Alejo Carpentier aseguró en La música en Cuba que Juan París fue no sólo “un importante y fecundo compositor, sino que resultó el más fiel heredero artístico” de Esteban Salas y que gracias a su dirección la Capilla santiaguera “ fue academia, sala de conciertos, local de ensayo, biblioteca, alentando continuas y diversas manifestaciones musicales”.

Gracias a la labor de Claudia Fallarero esta singular figura vuelve a hacerse visible en nuestro panorama sonoro.”

Fuentes