Limbo (videojuego)

Limbo
Información sobre la plantilla
Limbo1.jpeg
Carátula oficial de Limbo
Desarrollador(es):PlayDead Studios
Distribuidor(es):PlayDead Studios
Plataforma(s):Microsoft Windows
PlayStation 3
Xbox 360
Mac
Lanzamiento:21 de julio de 2010
Género(s):Plataformas, Lógica
Licencia:Propietario
Modos de juego:Un jugador
Formato(s):Descarga digital (Steam)
Clasificación:Clasificación 18 de PEGI

Limbo. Es un videojuego de plataformas y lógica desarrollado y distribuido por PlayDead Studios. Fue lanzado el 21 de julio de 2010. Es un atípico juego en blanco y negro con un cuidado diseño artístico, y cuya historia transcurre dentro de un ambiente oscuro y hostil, pero a la vez lleno de belleza. Cuenta con un sistema de físicas que rige tanto los objetos disponibles en el entorno como al propio personaje.

Argumento

El personaje principal del juego es un chico (al que no se le da nombre) que despierta en medio de un bosque en el "borde del infierno" y que en ese momento empieza a buscar a su hermana perdida. Durante su viaje, el joven se encontrará con algunos personajes humanos, y en ocasiones el escenario cambiará del bosque a una ciudad en ruinas.

Sólo en una ocasión durante su viaje el protagonista vislumbrará la figura de un personaje femenino, pero éste desaparecerá antes de que pueda alcanzarlo. Al completar el rompecabezas final, el chico se lanzará atravesando un panel de cristal, terminando de nuevo en el bosque. Al atravesarlo llegará hasta una chica, y cuando él se acerca ella se levanta, quedándose mirándole; en ese punto termina el juego.

El juego en sí y el misterioso final son intencionadamente confusos para dejarlo a una libre interpretación del jugador. Se ha sugerido que tiene cierta similitud con otros libros, películas o videojuegos de final abierto donde se pide al espectador que llegue a sus propias conclusiones sobre lo que ha visto.

Se ha sugerido que el juego es una representación de la naturaleza religiosa del limbo o el purgatorio, ya que el personaje termina su viaje justo en el mismo sitio en el que empezó. Al jugar de nuevo el juego por segunda vez se reafirma este concepto. Otra interpretación más mística sugiere que el juego es el viaje del chico a través del Infierno para alcanzar el Cielo o para asumir la muerte de su hermana.

Jugabilidad

Limbo es un videojuego de plataformas en 2D. Su cuidada estética y combinación de blanco y negro lo hacen único.

En el juego seremos un niño pequeño que emprende una gigantesca odisea en busca de su hermana perdida. Nuestro protagonista no es más que una silueta oscura con forma de niño, con dos brillantes puntos claros a modo de ojos en su cara.

La aventura comienza con nuestro pequeño héroe despertando de un mal sueño en mitad de un bosque, y sin más dilación comenzamos a caminar hacia la derecha de la pantalla guiados puramente por nuestro instinto. No hay historia ni motivo por el que debamos caminar, sólo un afán de supervivencia que rápidamente compartiremos con nuestro alter ego virtual.

Lo mejor es que el videojuego es tan minimalista en su expresión narrativa como jugable, y es que es un título clásico de plataformas con desplazamiento de nuestro protagonista de izquierda a derecha en un plano bidimensional, y en el que sólo tendremos dos opciones de control, uno para saltar y otro para tirar objetos y poder así resolver los diferentes rompecabezas.

Este tipo de juegos suelen versar acerca de cómo conseguir avanzar por el escenario con la ayuda de determinados objetos de nuestro entorno. En algunas situaciones nuestro personaje debe construir improvisadas plataformas para poder saltar, esquivar obstáculos o utilizando válvulas de agua para abrir y cerrar su suministro. Muchos de estos retos tienen que ver con las avanzadas físicas que exhibe el videojuego, otros con ingeniosas combinaciones de objetos, pero todos ellos son en su mayoría muy ingeniosos a pesar de que, como decimos, sólo hay dos botones para resolver las diferentes situaciones.

Al morir, el juego pretende que aprendamos la lección cada vez que caigamos sin llegar a ser frustrante. Un reto que consigue de forma admirable.

La muerte es tremendamente habitual independientemente de nuestra destreza, y para lidiar con ese tema el videojuego presenta una serie de "puntos de guardado" hábilmente colocados para no frustrar al jugador y hacerle descubrir qué ha acabado con él y cómo puede sortearlo en el siguiente intento. El perecer constante puede sonar a duro castigo, pero no lo es en absoluto, y es que el jugador descubre con sorpresa qué ha causado su muerte y se fija como objetivo para su siguiente oportunidad el superar sea cual sea el obstáculo. La idea de que la aventura sea como una pesadilla constante y sin descanso está muy presente en las mentes de sus responsables y el resultado en este sentido es soberbio.

A pesar de los buenos diseños del personaje principal y su hermana, lo cierto es que la escala de grises y siniestras sombras de las que se compone el mundo que rodea a nuestro héroe y la presencia amenazadora de enemigos como arañas gigantescas o descomunales insectos, por ejemplo, ayuda severamente a lograr este objetivo. A esto debemos sumar los brutales efectos de las trampas sobre el cuerpo del pequeño, que puede desmembrarse con ellas o acabar inoportunamente empalado con saña.

Requisitos

Fuentes