Pablo Díaz de Villegas

Pablo Díaz de Villegas
Información sobre la plantilla
Pablo Díaz de Villegas.JPG
Nacimiento10 de julio de 1844
Santa Clara, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento15 de julio de 1926
Cienfuegos, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónPeriodista y militar mambí
TítuloTeniente Coronel del Ejército Libertador

Pablo Díaz de Villegas. Insigne patriota cienfueguero. Periodista.

Síntesis biográfica

Nació en la ciudad de Santa Clara el 10 de julio de 1844. A los 9 años de edad falleció su padre y por su recomendación se hizo cargo de educarlo su primo y padrino Francisco Díaz de Villegas, quien lo puso a pupilo en el colegio El Salvador, siendo discípulo de José de la Luz y Caballero. Con motivo de fallecer su protector tuvo que trasladarse a Santa Clara y allí ingresó como amanuense en la escribanía de Mateo Gutiérrez y en este oficio aprendió a redactar diligencias y hasta a poner sentencia en las causas criminales. Renunció a ese puesto y se colocó en la fábrica de gas de Santa Clara para llevar los libros y apuntar mensualmente el consumo que hacían los particulares y luego se colocaría como maestro en una escuela pública. En 1866 comenzó a escribir artículos literarios en La Aurora, periódico no político, y más tarde cuando se fundó el periódico La Época, colaboró también en este diario.

Actividad patriótica

En 1868, se afilió al grupo de revolucionarios y se incorporó a la Junta que ejercía las funciones de General en Jefe, en el potrero Ochoa. Asistió a los primeros combates que se dieron en Las Villas: San Gil, ingenio Cuevas y la sorpresa de Potrerillo. La Junta lo nombró ayudante del General Mateo Casanova, pero como este se enfermó pasó entonces a prestar sus servicios como secretario del General Francisco Villamil.

En la manigua fue hecho prisionero el 15 de enero de 1869. Pudo escapar de Cuba y en marzo se trasladó a Nueva York con un falso pasaporte desembarcando clandestinamente ese mismo año con 160 expedicionarios entre Puerto Padre y Manatí. Se incorporó a las fuerzas que comandaba el coronel, luego general José González Guerra y ocupó el puesto de ayudante. A las órdenes de este intrépido jefe asistió a los ataques de Nuevitas y Santa Cruz del Sur, al combate de Jimaguayú, donde cayeran Agramonte y su primo Jacobo Díaz de Villegas y a los combates de La Sacra y Las Guásimas.

Después del último y sangriento combate, el Presidente de la República le trajo a su lado como ayudante, conservando su puesto hasta con el último presidente de la República en Armas, Tomás Estrada Palma, hecho prisionero cuando se dirigía a Manzanillo. Estuvo relacionado además con militares de la talla de Máximo Gómez y Carlos Roloff. Encarcelado a fines de la guerra, le sorprende en la cárcel la Paz del Zanjón. Termina la guerra con los grados de Teniente Coronel del Ejército Libertador.

Actividad periodística

Ya en libertad establece su residencia en Cienfuegos y comienza a trabajar en el diario La Aurora y más tarde en El Liberal, hasta que se le nombra Contador del Ayuntamiento de Cienfuegos. Durante muchos años fue una institución para esta ciudad, interviniendo en todos los asuntos culturales y formando parte de todas las asociaciones de carácter patriótico o instructivo. Su mejor obra fue la publicación, en colaboración con el Sr. Pablo L. Rousseau, de la “Memoria Descriptiva, Histórica y Biográfica de Cienfuegos,” editada con motivo de las Fiestas del primer Centenario de la Fundación de la Colonia Fernandina de Jagua, hoy Ciudad de Cienfuegos. Publicó artículos literarios, dispersos en varios periódicos locales, también publicó un folleto sobre política, economía política y socialismo.

Muerte

Falleció en Cienfuegos, el 15 de julio de 1926.

Fuentes

  • Galeón 
  • Rousseau PL. Memoria descriptiva, histórica y biográfica de Cienfuegos. Cienfuegos, 1920.