Primera carta a los tesalonicenses (libro de la Biblia)

Primera epístola a los tesalonisenses
Información sobre la plantilla
Primera a Tesalonicenses.JPG
Autor(es):apóstol Pablo
Categoría:epístola
Origen:probabilidad de años 50 n. e.
Lugar:Roma


Primera carta a los tesalonicenses es la epístola más antigua que se ha conservado del apóstol Pablo. Lo más probable es que haya sido escrita hacia los años 50.

Historia

La ciudad de Tesalónica, situada en la parte norte de la actual Grecia, era la capital de la provincia de Macedonia.

Pablo fundó la iglesia de Tesalónica en su segundo viaje misionero, después de fundar la de Filipos (Hch 17. 1-8). Visitó luego otras ciudades hasta llegar a Corinto (Hch 17.10-18.18). Había tenido el deseo de regresar a Tesalónica, para continuar su trabajo apostólico, pero por algún inconveniente no pudo hacerlo. Desde Atenas envió entonces a Timoteo, su colaborador, para que animara a los cristianos de Tesalónica. Cuando Pablo ya estaba en Corinto, regresó Timoteo y le llevó buenas noticias acerca de la situación de la iglesia. El apóstol decidió entonces escribirles esta carta, ya que por el momento no podía visitarlos personalmente.

Contenido

La carta comienza con una introducción que incluye el saludo de costumbre, en el que Pablo menciona también a sus colaboradores Silvano y Timoteo (1.1). Enseguida viene una acción de gracias a Dios por la vida cristiana de la comunidad de Tesalónica (1.2-10).

La parte central de la carta se divide en dos secciones:

La primera sección (2.1-3.13) se refiere al trabajo del apóstol Pablo en Tesalónica. Recuerda como les predicó el evangelio y como lo aceptaron ellos. Les da a conocer los deseos que ha tenido de visitarlos de nuevo y les comunica la alegría que tuvo al enterarse, por Timoteo, de la situación de la comunidad. Termina con una oración a Dios.

La segunda sección (4.1-5.24) es una exhortación a poner en práctica las exigencias del evangelio. En particular se detiene para dar una instrucción sobre lo que será de aquellos cristianos que ya han muerto (esto se refiere a la muerte de renunciar a su vida antigua quedando sin ideales ni deseos propios, escogiendo una nueva vida para ser como Dios quiere que sea) y sobre la actitud que deben tener en espera del regreso del Señor (4.17-18).

La carta termina con una breve despedida (5.25-28).

Esquema de la carta

Salutación (1.1)

Ejemplo de Tesalonicenses (1.2-10)

Ministerio de Pablo en Tesalónica (2.1-16) ‘‘‘

Ausencia de Pablo de la iglesia (2.17-3.13)

La vida que agrada a Dios (4.1-12)

La venida del Señor (4.13-5.11)

Pablo exhorta a los hermanos (5.12-24)

Salutaciones y bendición final (5.25-28)

Fuentes

  • La santa Biblia (traducción de Reina-Valera, edición de estudio). Miami (Estados Unidos): Sociedades Bíblicas Unidas, 1998.
  • Biblia de estudio Dios habla hoy. Bogotá (Colombia): Sociedades Bíblicas Unidas, tercera edición, 1994.