USS Maine

(Redirigido desde «USS Maine (ACR-1)»)
USS Maine (ACR-1).
Información sobre la plantilla
USS Maine ACR-1.jpg
El acorazado Maine en La Habana
Historial Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Astillero Astillero Naval de Nueva York
Clase Segunda
Tipo Acorazado pre-dreadnought
Operador Armada de los Estados Unidos
Autorizado 3 de agosto de 1886
Botado 18 de noviembre de 1889
Asignado 17 de septiembre de 1895
Baja 15 de febrero de 1898
(véase el artículo
Explosión del Maine
Destino Hundido en el puerto de La Habana
Características generales
Desplazamiento 6682 toneladas
Eslora 98,9 m (324 pies
Manga 17,4 m (57 pies) 
Calado 6,9 m (21 pies y 6 pulgadas
Armamento 4 cañones de 203 mm (10 pulgadas)
6 cañones de 152 mm (6 pulgadas)
7 cañones de 6 libras
8 cañones de 1 libra
4 tubos lanzatorpedos de 355 mm (14 pulgadas) 
Velocidad 17 nudos (31 km/h) 
Tripulación 392 tripulantes

El 15 de febrero de 1898 ocurrió la explosión del acorazado Maine; perecieron 264 marineros y 2 oficiales.
Notas
El 15 de febrero de 1898 ocurrió la explosión del acorazado Maine; perecieron 264 marineros y 2 oficiales.

El USS Maine fue un acorazado de segunda clase de la Armada de los Estados Unidos.

Alcanzó fama mundial tras su explosión el 15 de febrero de 1898 en la bahía de La Habana. Este suceso ―en el marco de la Guerra Necesaria (1895-1898) que los mambises estaban ganando contra el reino de España― sirvió como pretexto para que Estados Unidos declarara la guerra contra España y se terminara apropiando de las colonias españolas Cuba, Puerto Rico y Filipinas.[1]

Antecedentes

En 1883, la Marina de Guerra de Brasil adquirió en Europa el acorazado Riachuelo, lo que alarmó al gobierno de los Estados Unidos, que consideraba a Brasil como el poseedor de la marina más moderna del hemisferio occidental. La duda sobre los resultados de un posible enfrentamiento entre los buques de la Marina de Guerra estadounidense contra el Riachuelo, así como la modernización de las armadas de Argentina y Chile, llevaron al gobierno estadounidense a crear un plan para adquirir modernos buques con una longitud máxima de unos 300 pies (91 metros) y un desplazamiento cercano a las 7000 toneladas.

Se llevó a cabo entonces un concurso, pidiendo a los arquitectos navales que presentaran dos diseños para dos buques de guerra blindados: el USS Maine y el USS Texas. Se especificó que el Maine debía tener una velocidad de 17 nudos (31 km/h), doble fondo y ser capaz de llevar dos torpedos. También se especificaron otras armas que debía cargar.

Theodore D. Wilson fue el ganador con un diseño para el Maine, mientras que el británico William John presentaba los planos triunfadores del USS Texas. Ambos navíos estaban inspirados en el acorazado brasileño Riachuelo.

El Congreso autorizó la construcción de Maine, el 3 de agosto de 1886, y su quilla fue colocada el 17 de octubre de 1888 en el Astillero Naval de Nueva York, siendo el barco más grande construido en los Estados Unidos hasta ese momento.[2]

Construcción

Fue comenzado en el Astillero Naval de Nueva York mediante la colocación de la quilla el 17 de octubre de 1888 y no fue sino hasta casi siete años después —17 de septiembre de 1895— cuando se le consideró apto para el servicio. Esa demora dio como resultado un barco desfasado, al que no quedó otro remedio que clasificar como «acorazado de segunda clase».[3]

El Maine fue el primer buque estadounidense que en sus motores tenía previsto una alta capacidad que favoreciera su capacidad de combate. Sus motores tenían en total 9293 caballos de fuerza y estaban ubicados en compartimentos estancos. Sus cilindros estaban ubicados verticalmente, lo que difería de la práctica convencional, pero el futuro comodoro George Wallace Melville, quien supervisaba su construcción, creía que los motores necesitaban un gran espacio si eran colocados horizontalmente, por lo que rechazó la protección que esta posición ofrecía, a cambio de una mayor eficiencia, menores costos de mantenimiento y mayor velocidad.

El barco fue diseñado inicialmente con tres mástiles para la propulsión auxiliar en caso de fallo de motor y para apoyar en largas travesías, aunque en 1892, luego de puesto en marcha, pero antes de su culminación, se le retiró el palo de mesana.

Las dimensiones del Maine fueron finalmente 98,9 metros de longitud por 17,4 m de anchura, y un calado máximo de 6,9 m, desplazando 6789 toneladas. Contaba con compartimentos estancos y un doble fondo que cubría el casco desde el trinquete a la popa (unos 60 metros).

Su casco era largo y estrecho, lo que lo hacía más parecido a un crucero que el Texas, pero el hecho de no estar correctamente equilibrado disminuía su velocidad.

Plano de cubierta del Maine.

La construcción del acorazado duró nueve años, debido a las limitaciones de la industria estadounidense en ese momento. Un incendio en el astillero quemó parte de los planos del barco, lo que provocó más demoras. La construcción inusualmente prolongada trajo consigo que en el momento de botar el barco ya la tecnología y las tácticas navales habían cambiado radicalmente, alejando al navío de otros barcos modernos construidos en Europa.

Su principal armamento consistió en cuatro cañones de 10 pulgadas, montados en dos torretas accionadas hidráulicamente. También se montaron en el barco seis cañones de 152 mm y cuatro tubos lanzatorpedos, contando con otras armas menores.

Dos defectos principales tuvo el blindaje del Maine. El primero, fue la falta de una armadura que contrarrestara los efectos del fuego rápido con armas de gran calibre y alto poder explosivo. Esta falla fue compartida con el USS Texas. El segundo defecto fue el uso de una aleación de acero con níquel, que provocaba un peso excesivo, lo que restaba velocidad al barco.

Con estas características y comparado con buques más modernos, el USS Maine carecía de armadura y poder de fuego para servir como buque de línea contra barcos enemigos, y no era lo suficientemente veloz como para servir de crucero. A pesar de que todavía se pensaba que podía cumplir más de una función táctica, la tecnología del buque ya era obsoleta cuando fue botado al mar el 18 de noviembre de 1889.

Historia

Botadura del USS Maine el 18 de noviembre de 1889.

El 17 de septiembre de 1895 se seleccionó un capitán para el Maine y la responsabilidad recayó en Arent S. Crowninshield. El barco fue asignado al Escuadrón del Atlántico Norte.

En febrero de 1896 quedó varado. En febrero del año siguiente (1897), frente al cabo Hátteras, un golpe de mar se llevó a cinco de sus tripulantes, y dos días después ―esto es, el 8 de febrero de 1897―, dos de sus hombres resultaron heridos por una explosión a bordo.

El 10 de abril de 1897, el capitán Charles Dwight Sigsbee (1845-1923) relevó al comandante en funciones.

Tripulación

La tripulación del barco estaba compuesta por un total de 355 personas: 26 oficiales, 290 marineros y 39 infantes de marina.

Destrucción en 1898

Artículo principal: Explosión del acorazado Maine.

El 15 de febrero de 1898, el Maine estalló en el puerto de La Habana.

Fuentes