Una historia de La Habana contada por sus piedras (Libro)

Una historia de La Habana contada por sus piedras (Libro)
Información sobre la plantilla
Una historia de La Habana contada por sus piedras.jpg
Título originalUna historia de La Habana contada por sus piedras
Autor(a)(es)(as)Jorge L. Sariol Perea y Ángel Velazco
Editorial:Ediciones La Memoria
GéneroHistorieta
PaísCuba
Notas
Presentado en la 24 Feria del Libro de La Habana

Una historia de La Habana contada por sus piedras. Libro que relata como cuatro niños curiosos realizan una fantástica excursión por la memoria de la ciudad antigua y son testigos de la evolución de algunas de sus principales edificaciones.

Sinopsis

El guión de la historieta está basado en cuatro personajes – Sheila, Maybel, Julito y Fabián, nombres supuestos de niños reales, conocidos por Jorge Sariol (guionista)y en los que se inspiró para realizar su trabajo. Mientras que los dibujos de los personajes los hizo Ángel Velazco a partir de caricaturas sobre la fisonomía de los mismos niños.

Datos de los autores

Jorge Sariol (guionista) es periodista de la Revista Alma Mater, especializado en temas de ciencia y tecnología, más enfocado en el análisis social y colaboradora además en Radio Ciudad de La Habana.

Ángel Velazco (diseñador) es director artístico de la Revista Zunzún, tiene en su haber muchas historietas, la creación de personajes como Kukuy y su hoja de servicios como dibujante, diseñador, publicista e ilustrador es de larga data.

Criterios sobre la obra

Ofelia Sandar Valles, periodista cubana:

" La historieta es un género que atrae no solo a niños y jóvenes, sino también a los que peinamos canas, y es que igualmente llevamos un niño dentro. Por eso será muy demandado el título “Una historia de La Habana contada por sus piedras”, de Ediciones Boloña y de la autoría del periodista Jorge Sariol.”

Ángel Velazco, diseñador del libro:

"….cuando el guión fluye y se hace previamente un buen trabajo de mesa, ya resulta fácil aunque sea laborioso porque la historia está montada sobre la conversación de un grupo de niños actuales que, de repente, se ven involucrados con un indiecito que está en uno de los cuadros del Templete. Él sale de la pintura y comienza a narrarles el relato; o sea, desde el inicio mismo es una historia de fantasía que se vincula a toda este vasto cúmulo de información, que tuvo que manejar Sariol para hacer el guión de la historieta. “Por lo tanto, fue divertido y agradable la parte gráfica del vestuario de época, la propia arquitectura. Estuvieron involucrados el constructor inicial, los proyectistas, el alcalde de la ciudad y hasta el rey de España. Fue un trabajo que llegó a un feliz final en este texto, que los lectores podrán obtener a propósito de esta Feria, y que puede ser el preámbulo de otras historias relacionadas con La Habana porque las leyendas son infinitas””

Fuentes