Zorro polar

Zorro Polar
Información sobre la plantilla
Zorro Polar.jpg
El Zorro Polar (Alopex lagopus), también llamado zorro blanco o zorro de las nieves es un pequeño cánido que habita en huras a lo largo y ancho de la tundra, generalmente en laderas.
Clasificación Científica
Nombre científicoAlopex lagopus
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Orden:Carnivora
Familia:Cánidos

El Zorro Polar. Es un carnívoro de la familia de los cánidos; no supera los 90 cm de longitud, incluidos los aproximadamente 30 cm que mide su cola. La alza máxima es 30 cm. Tiene las orejas cortas y redondeadas, los espacios interdigitales cubiertos de pelo espeso y la capa castaña o grisácea en verano y blanca en invierno o siempre azulada (variedad azul).

Características físicas

El Zorro Polar está caracterizado por una forma corporal poco estilizada, preparada para las temperaturas extremas de su hábitat. Posee unas orejas pequeñas redondeadas y provistas de pelo denso, limitando así la difusión del calor corporal. Posee también unas patas cortas y protegidas por un denso pelaje, un hocico corto y chato, una cola protegida por su pelaje y un cuerpo redondeado y pequeño que proporciona menos contacto con el exterior, convirtiéndose esto en una ventaja para limitar la propagación del calor corporal.

Tiene una capa densa que le permite subsistir y cazar a temperaturas extremas de hasta -50º grados centígrados, en el verano esta capa blanca de pelaje largo cambia por otro pelaje pardo-grisáceo más corto y en invierno de color blanco. Un pequeño porcentaje de los zorros árticos, en especial los que viven en Groenlandia, son azules, cambiando del color gris-azulado oscuro en verano al gris-azulado pálido en invierno. Esta técnica de camuflaje y protección es innata ya que está determinada por los genes, proporcionándole así un mecanismo de camuflaje, a la vez que de protección.

Esta característica es el resultado evolutivo de la lucha por supervivencia debido a los escasos recursos que hay en la naturaleza. Tanto en los depredadores como en las presas, tales técnicas son visibles en muchos animales. En el caso específico del zorro ártico, este puede ser predador a la vez que presa, dependiendo lógicamente de las circunstancias que lo rodeen.

Hábitat

El zorro polar habita en las regiones más septentrionales de Europa, Asia y América del Norte, tanto en islas como en tierra firme. Generalmente no llega más abajo de los 60º de latitud Norte, si bien en Siberia se lo ha encontrado en latitudes inferiores. Efectúa sus desplazamientos migratorios dejándose transportar por hielos flotantes. Su adaptación al medio extremo en el que viven es tan buena, que no necesitan migrar ni entrar en hibernación, por lo que a diferencia de otros endotermos (animales que regulan su temperatura interna independientemente de la temperatura del medio en el que habitan) como el oso polar, permanecen activos durante todo el año.

Alimentación

Busca alimento de cualquier clase en general por la noche, sin embargo lo hace también durante el día si no se siente asechado por el hombre. Prefiere cazar ratones y lemingos, pero caza también lagópodos y aves, siendo muy peligroso para los pajarillos recién nacidos. Tiene la estrategia de fingirse muerto para que las aves marinas se le acerquen para luego saltarles encima. Cuando consigue gran cantidad de comida el zorro polar entierra el excedente para disponer de él en caso de necesidad. Lo recubre cuidadosamente ayudándose con el hocico, dejándolo fuera de la vista de otros animales.

Reproducción

Esta especie se aparea en marzo que es el mes cuando ya hay camadas de lemmings que permitiran a la madre alimentarse mejor, para el mes de mayo ya habra dado a luz de 4 a 11 zorritos, que en la adultez mediran unos 35 - 55 cm. Durante el verano, esta especie forma parejas monogamas que cuidan conjuntamente de las crias. En los lugares donde faltan los lenmings y otros pequeños mamiferos, como en Islandia, los zorros polares se alimentan casi exclusivamente de aves marinas. La madre muestra por su prole ternura extraordinaria, hasta exagerada, lo cual le induce a cometer frecuentes imprudencias: en efecto, apenas ve de lejos una persona, empieza a ladrar como para ahuyentarla, llamando por el contrario su atención.

Depredadores

Si algún zorro es sorprendido por el deshielo estival a gran distancia de tierra firme, también puede acabar en las fauces de un tiburón. En tierra, los depredadores más frecuentes son el lobo, el oso polar y el búho nival.

Cautiverio

Los zorros polares capturados muy jóvenes son fácilmente domesticables y aprenden a seguir a su dueño como los perros. Sin embargo en nuestros climas se vuelven irritables y gruñen, haciendo brillar como brasas sus ojos verdes. Además no soportan jamás, en la jaula donde están encerrados, la presencia de compañeros de su misma especie.

Véase también

Fuentes