Fito Páez

Revisión del 20:53 9 feb 2021 de Rosarino (discusión | contribuciones) (Influencias musicales)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Fito Páez
Información sobre la plantilla
Fito Paez.jpg
Datos generales
Nombre real:Rodolfo Páez [1]
Fecha de nacimiento:13 de marzo de 1963
ciudad de Rosario,
provincia de Santa Fe,
Argentina Bandera de Argentina
Cónyuge:Fabiana Cantilo (1983-1990)
Cecilia Roth (1992-2001)
Romina Ricci (2002-2005)
Julia Mengolini
Ocupación:Cantautor, cantante, guionista y cineasta.
Información artística
Otros nombres:Fito Páez
Género(s):rock
pop rock
Instrumento(s):voz, piano, teclados, guitarra, bajo, percusión, batería.
Período de actividad:desde 1980
Discográfica(s):EMI
Warner Music/DBN/Sony Music
Web
Sitio web:http://www.fitopaezmusica.com.ar

Fito Páez (Rosario, 13 de marzo de 1963) es un músico y cantautor de rock, cineasta y guionista argentino. Ha tenido éxito tanto en Argentina como en el resto de Latinoamérica, España y Reino Unido.

Síntesis biográfica

Hijo de Margarita Zulema Ávalos (pianista concertista, profesora de aritmética y álgebra) y de Rodolfo Páez (empleado administrativo de la municipalidad).

La casa de calle Balcarce 861 ubicada a 15 cuadras del centro de la ciudad recibió al pequeño llena de sonidos de música clásica europea, con su madre tocando Brahms y Liszt en el piano vertical August Förster ―ya inafinable, de tan antiguo― colocado en el living. Pasaron solo ocho meses y su madre, con solo 33 años, murió tras padecer un cáncer de hígado, por lo que su crianza quedó en manos de su padre, de su abuela paterna Delia Zulema Ramírez, viuda de Páez, a quien el pequeño Rodolfito bautizaría como Belia, y de su tía abuela paterna, Josefa Páez (cuñada de Belia).

Estudios

Cursó la primaria en la escuela pública Mariano Moreno, en calle Paraguay llegando a calle Tres de Febrero. De chiquito concurría en transporte escolar y luego siguió asistiendo trepándose al colectivo 200. En marzo de 1976, una semana antes del golpe militar que iniciaría la dictadura cívico-militar argentina (1976-1983), comenzó la secundaria en una escuela privada cerca de su casa, el colegio Dante Alighieri. Era un alumno regular y sufrió el castigo de las amonestaciones. El pelo largo, el cigarrillo y no callarse la boca cuando creía que tenía razón, le hicieron vivir varios malos momentos.

A los 14 años ya lucía anteojos para contrarrestar la miopía, cuando se enamoró de Miriam, su primera novia, una compañera del curso con la que vivió un amorío de niños. Besos, cine y paseos por el Parque Urquiza de Rosario. A esa edad ―aunque ya sabía tocar desde pequeño― comenzó a tomar clases de piano en el conservatorio particular de la profesora Norma Scarafía, ubicado frente a su casa. Tenía un método de estudio muy particular: memoria y oído; no leía partituras, aunque su profesora siempre pensó lo contrario. Su talento comenzó a notarse muy pronto. Cuando terminaba la clase volvía presuroso a su casa para ejecutar la última lección aprendida. Su breve aprendizaje musical de casi un año, se completó con las clases particulares que dictaba la señora de Bustos en su domicilio.

Influencias musicales

El primer grupo fue un trío de folklore amateur sin nombre que formaron con dos amigos del colegio para tocar en los actos. En esa oportunidad Páez acompañaba tocando un bombo que el padre le había comprado durante unas vacaciones por el norte argentino. La primer banda de rock también la formó en los recreos del colegio junto a dos compañeros. Fito sentado al piano junto a Ricardo Vilaseca y Patricio Prieto con guitarras criollas, interpretaban temas de Sui Géneris en el patio del colegio.

Con 16 años y luego de un viaje a ciudad de Santa Fe, en donde asistió a un par de recitales de MIA (Músicos Independientes Asociados), dirigidos por Lito Vitale, Páez volvió con las ideas más claras de lo que quería hacer. Convocó entonces a un par de amigos del colegio y otros del barrio para darle forma a un nuevo grupo que llamaron Neolalia. La experiencia fue breve y solo existieron dos presentaciones en vivo de esta banda en 1979.

Luego de incurrir unos años en el folclor, terminó con todo eso y se dedicó a hacer la música que realmente le gustaba. Llegó el rock, la influencia de Los Beatles, Charly García (con Sui Géneris, La Máquina de Hacer Pájaros y Serú Girán), Luis Alberto Spinetta, Deep Purple, Arcoíris (de Gustavo Santaolalla) y Litto Nebbia, entre otros.

Más adelante formó parte de varios grupos efímeros como Sueñosia (junto a su amigo Fabián Gallardo en voz), Gno el Bizarro, Graf, y Arcana. Todas ellas fueron experiencias cortas, algunas duraron tan solo unos pocos ensayos en un fin de semana.

En 1980 formó Staff, la primera banda con la que pudo ganarse el respeto de los músicos de la zona. Él era el líder y compositor de casi todos los temas. Aunque el éxito de grupo era un tema llamado «La travesía», con autoría de Germán Risemberg, bajista del grupo y exintegrante de Neolalia. Fito Páez cantaba y tocaba el piano eléctrico que transportaba en colectivo hasta los ensayos ya que era prestado. El mayor logro obtenido por Staff fue ganar el primer premio del concurso Música Progresiva, que contaba entre el jurado al cantante Juan Carlos Baglietto (24). Allí Páez (17) logró que más de un músico se interesara en su trabajo.

El 9 de diciembre de 1980, la abuela Zulma lo despertó con la noticia de que en la radio difundían el asesinato de John Lennon. Ese día, Fito debía rendir un par de exámenes en el colegio que aún debe para obtener el título de bachiller.

Más tarde le propusieron unirse al conjunto El Banquete, integrado además por Rubén Goldín (guitarra eléctrica), Silvina Garré (voz y flauta traversa), Sergio Sainz (bajo eléctrico), José Zappo Aguilera (guitarra) y el Tuerto Wirtz. Fito comenzó a hacerse cada vez más conocido en el entorno. Paralelamente a ello también formó parte del grupo Acalanto, un conjunto de folclore de proyección en donde sobresalía el guitarrista Pichi de Benedictis. Las distintas participaciones como músico invitado fue dándole mayor popularidad y terminó por provocar el final de Staff.

A principios de 1981, Fito, con 17 años de edad, se mudó a Buenos Aires (300 km al sureste de Rosario). Su padre, Rodolfo Páez, lo apostó todo a la carrera de su hijo y le compró el piano electroacústico Yamaha CP-70, el más caro que se podía conseguir (importándolo desde Estados Unidos a 4600 dólares estadounidenses).[2]

En un principio, Fito se mudó a un departamento propiedad de su tío paterno, ubicado en las calles Montevideo esquina a avenida Corrientes (a 5 calles al oeste del Obelisco, sobreviviendo con el dinero que su padre le giraba desde Rosario. Poco tiempo después su tío lo echó de la casa, debido a los huéspedes permanentes, noches de consumo de drogas y música rock and roll hasta altas horas de la noche, provocaron el desalojo del rosarino, que fue a parar a casa de unas amigas en el mismo edificio.

Su amigo bajista y cantautor de rock Lalo de los Santos (1956-2001), lo invitó a instalarse en el departamento que alquilaba en el barrio de Floresta.

Ese año (1981) Juan Carlos Baglietto ―que realizaba presentaciones a la par del grupo Acalanto― lo incluyó a Páez como tecladista y como arreglador (junto a Rubén Goldín) en su banda. Fueron invitados al Festival de Música Popular Argentina ―también llamado Festival Anti-Sinatra―, un megarrecital organizado por la revista Humor en el Estadio Obras Sanitarias (Buenos Aires), realizado el 7, 8 y 9 de agosto de 1981. Tocaron junto a figuras como Luis Alberto Spinetta, en repudio a la llegada del cantante y mafioso italoestadounidense Frank Sinatra (1915-1998) a la Argentina, quien venía enviado por el presidente Ronald Reagan en apoyo de la dictadura cívico-militar argentina (1976-1983). Por primera vez en la historia, bandas del interior del país se reunían a tocar en ese estadio de Buenos Aires.

Luego de una presentación en el festival de La Falda (en la provincia de Córdoba), en un festival de rock y recibiendo menciones luego en el diario Clarín de Buenos Aires, Baglietto pensó la posibilidad de darle un nombre al grupo, ya que hasta ese entonces se llamaban Juan Carlos Baglietto y Su Banda. Alguno de los nombres que se arrojaron fueron Cine o Cinema.

Pero finalmente en 1982 Baglietto firmó el primer contrato profesional con la compañía discográfica EMI y graban el disco Tiempos difíciles, que pensaron llamarlo en un principio Tiempos de guerra en alusión directa al conflicto bélico que vivía la Argentina en las islas Malvinas (abril-junio de 1982). La mayoría de las canciones fueron compuestas por Páez y tuvieron un éxito masivo, vendiendo más de 120 000 copias, alcanzando a fines de ese año la placa de oro.

El 4 de diciembre de 1982, luego de un recital de Baglietto y su banda en el teatro Coliseo de Buenos Aires, en el cual Fito Páez ya cantaba a solas con su piano electroacústico el tema propio «Del 63», recibió la inesperada visita en su camarín de Charly García. Fito no podía creer que el ídolo de su adolescencia le dijera que le encantaba lo que él hacía. Luego de una serie de recitales en Rosario (Festival Rock Rosario 83) y en Buenos Aires (Estadio Obras Sanitarias) Fito participaría en otro disco de Baglietto, Actuar para vivir, que fue presentado en vivo en el teatro Astral. Esas fueron las últimas funciones de él como tecladista de Baglietto. Fito Páez partió hacia su ciudad natal para imaginar un nuevo grupo y despegarse definitivamente de Baglietto y su banda.

Pero ese mismo año (1983), debido al alejamiento de Andrés Calamaro, se incorpora en la banda de Charly García, recomendado por su amigo productor Jorge Lonch, para la gira del disco Clics modernos y en 1984 participa de la grabación del disco Piano Bar, por ello es que el rosarino debió postergar sus ideas como solista por un tiempo. Cuando Fito volvía a Rosario se juntaba a ensayar con un grupo de amigos. Y de ahí nació la idea de formar su proyecto solista. Al mismo tiempo es invitado a tocar nuevamente en La Falda, pero con su propia banda.

En 1984 firma un contrato de cinco años con la discográfica EMI y edita su primer LP llamado Del ’63 tras dos meses de trabajo grupal en Estudios Panda del barrio de Floresta, en Buenos Aires. Ya antes de salir a la venta había alcanzado importantes cifras tras el pedido anticipado de las disqueras y el trabajo fue bien recibido, convirtiéndose en el «disco del año» de acuerdo a encuestas realizadas por los medios especializados.

Un año después (1985) se aleja definitivamente de la banda de García y edita el álbum Giros, con cuyo tema «Yo vengo a ofrecer mi corazón», de gran repercusión, alcanza el reconocimiento en Argentina, siendo grabado años después por Mercedes Sosa. Este trabajo lo presentó primero en el estadio Luna Park, en La Falda y finalmente en Rosario ante 100 000 espectadores a beneficio por los inundados.

En 1986 edita dos discos, Corazón clandestino (que cuenta con la colaboración de Caetano Veloso) y Lalalá (junto a Luis Alberto Spinetta) que presentaron en el Estadio Obras Sanitarias y en Santiago de Chile.

A fines de 1986, Fito Páez se encontraba de gira por Brasil, donde había sido invitado por Herbert Vianna (1961-) para tocar junto a su banda Os Paralamas do Sucesso. Fue la mañana del 7 de noviembre de 1986 que Fito recibe la infausta noticia del asesinato de sus abuelas en Rosario, por un músico frustrado y envidiosos de su fama. El manager por aquel entonces decide suspender las demás actuaciones que tenían pactadas y vuelven hacia Rosario. El hecho conmueve a la ciudad y provoca un alto impacto mediático sobre la figura de Páez, lo que provocó que el cantante se fuera de viaje a unas islas en Tahití, acompañado de su asistente, donde compone el disco que es considerado más visceral de su carrera, llamado Ciudad de pobres corazones, editado al año siguiente (1987).

«El disco es un bajón, pero loco sería que no fuera así», declaró Fito Páez a los medios.

Éxitos

Al año siguiente 1988 viaja a Nueva York y La Habana para grabar y editar Ey! y se lo dedicó a la cantante Fabiana Cantilo, su amor por aquel entonces, que sería el último trabajo producido por la compañía EMI. La canción «Polaroid de locura ordinaria» se convirtió en otro himno de su repertorio para sus seguidores. Este fue el primer disco solista propiamente dicho.

Compuso, tocó, grabó, mezcló e hizo toda la producción, ya que por aquel entonces había desarmado la banda que lo acompañaba por problemas entre los músicos. Participaron artistas invitados como Ulises Butrón, Osvaldo Fattoruso, Gabriel Carámbula, Fabián Gallardo, Ricardo Mollo, Daniel Colombres y Guillermo Vadalá, entre otros. Ey! fue presentado en vivo en distintos lugares con una banda que surgió de estos músicos que ayudaron a grabar, acompañados en coros por Fabiana Cantilo.

Aquel 1988 cerraría con la formación de un dúo junto al bajista Guillermo Vadalá que se llamó Chapa y pintura, con el que interpretaban aquellas canciones que no cerraban en el «proyecto Fito Páez», donde recorrían tangos, folclore, temas desconocidos de otros artistas argentinos y hasta algunos de Los Beatles.

En 1990 recorrió América Latina contratado por un productor venezolano, que le ofrece a Páez 25 000 dólares por grabar un nuevo disco. El rosarino se tomó muy en serio la propuesta y comenzó a trabajar en lo que sería Tercer mundo.

Pero el «misterioso productor» desapareció sin aportar dinero para el proyecto. Fito se endeudó con los músicos y con el estudio donde se grabó el master del disco. Sin sello discográfico y sin dinero para sobrevivir, Fito Páez recibe la ayuda de una mano amiga, la de Fabián Gallardo, ese eterno amigo que en la adolescencia se internaba en el altillo de la casona de calle Balcarce en Rosario a componer canciones con él, había sido nombrado productor artístico de WEA (Compañía Warner Brothers).

Páez firmó contrato, recibió el dinero que le correspondía y partió hacia Europa, dejando el master en la compañía. Casi dos meses después recibió un llamado telefónico que le informaba: «Vendiste 30 000 copias en 20 días». La presentación oficial de este disco fue entre los días 14 y 15 de diciembre de 1990, en el Teatro Gran Rex de Buenos Aires y para eso apeló a una nueva banda, convocando en primer lugar a Fabián Gallardo.

A partir de ese momento en el que Fito Páez firma contrato con la empresa discográfica WEA Warner Music Group, su anterior discográfica EMI, que paradójicamente en su momento se negaba a publicarle un nuevo trabajo, porque lo consideraba poco comercial para los estandarte básicos de la empresa, comienza a publicar una serie de trabajos recopilatorios de sus primeras seis placas grabadas con esa empresa.

Esta serie de discos lanzados al mercado por EMI como estrategia netamente comercial se repitió a lo largo de toda su carrera, hasta la actualidad, dándole distintos nombres, tantas veces como el cantautor publicaba un nuevo trabajo discográfico con y para su nueva firma. Luego Fito viaja a Río de Janeiro para producir las voces del tema «Track Track», incluido en el disco Ciudad de pobres corazones para el grupo Os Paralamas do Sucesso que editaría un maxi y un video de esa canción cantada en castellano. El 11 de febrero de 1991, en una fiesta de disfraces en la playa José Ignacio, en la ciudad de Punta del Este (Uruguay), Fito Páez conoce a Cecilia Roth, que hasta aquel entonces era una mujer casada. Ocho meses más tarde, tras el divorcio de la actriz con su ex, comenzaba su relación pública con el rockero.

Fueron las playas uruguayas el lugar elegido por Páez para componer las canciones de su próximo disco que se llamó El amor después del amor y que se edita en 1992. Luego realizó una seguidilla de 11 recitales en el teatro Gran Rex, pleno centro de Capital en Buenos Aires para salir de gira llenando estadios y convocando multitudes, hace un recorrido a lo largo de toda la Argentina y toca en más de nueve países, incluido Cuba, donde fue el primer artista no cubano en tocar en la Plaza de la Revolución, frente a 50 000 personas.

A mediados de la gira del 93 se le entrega el cuádruple disco de platino, con 240 000 discos vendidos. También ese año, La Asociación de Cronistas de Espectáculos (ACE) lo premia en tres rubros: «mejor video clip», «mejor canción de rock» por la canción «Tumbas de la gloria», y «mejor disco solista de rock» por El amor después del amor. La gira tuvo su momento cumbre en su ciudad natal, en el estadio de fútbol de Rosario Central (el equipo del que Fito y el Che son hinchas), con un espectáculo sin precedentes en Argentina. Un escenario fletado desde Inglaterra, con 20 m de frente y 12 m de profundidad, una potencia superior a los 50 000 kW de sonido, un sistema innovador de luces que combinaba estática y movimiento, cruces enormes prendiéndose fuego en las tribunas mientras la multitud coreaba la canción «Tumbas de la gloria» y dos pantallas de video gigantes a los costados que recreaban las canciones del rosarino.

Fito Páez y su banda siguieron girando durante todo 1993 realizando un total de 120 shows, para dar fin al recorrido en el Estadio Vélez Sársfield de Buenos Aires, donde 84 122 personas pagaron sus entradas para presenciar el show, convirtiéndolo en el artista de mayor convocatoria con entradas pagas de toda la historia del rock nacional argentino.

A partir de una canción de aquel disco (= Content&pa = showpage&pid = 95&page = Balada de Donna Helena), que en realidad había sido compuesta para el disco Tercer mundo y desechada luego, Páez concibió una idea cinematográfica que acabó por convertirse en un mediometraje. Treinta y dos minutos escritos y —por primera vez en su vida— dirigidos por él, y que reunían ante la pantalla a Cecilia Roth y a Eusebio Poncela entre otros.

El amor después del amor vendió cantidades inesperadas, llegando a las 750.000 unidades y convirtiéndose en el disco más vendido en la historia del rock argentino. Aprovechando el furor que había provocado este disco en su público, la compañía discográfica EMI edita en compact disc los trabajos Del 63, Giros, Ciudad de pobres corazones, La la la, y Ey!, dejando fuera de este lanzamiento el maxi Corazón clandestino. Años más tarde editaría dos compilados que se llamaron Crónica y Lo mejor de Fito Páez.

Ese 1993 fue catalogado como «mejor solista» y «mejor show en el estadio Vélez Sársfield» por los diarios Clarín y Página/12. Y fue nominado para ser nombrado «ciudadano ilustre de la ciudad de Rosario», aunque ese proyecto nunca prosperó entre los ediles de la ciudad. Finalmente Fito Páez convocó nuevamente a su publico al estadio Vélez Sársfield, pero esta vez totalmente a beneficio de UNICEF, dejando en limpio poco más de 500 000 dólares para este organismo de Naciones Unidas.

En 1994 edita Circo beat, que en un principio pensó llamarlo Nada del mundo real, el cual trae el gran éxito «Mariposa technicolor», quizá el tema pop más exitoso de la década del noventa, y sigue de gira, que ya eran casi tres años viajando por todo el mundo, acompañado por Alina Gandini, Guillermo Vadala, Pomo Lorenzo y Gabriel Carambula.

En 1995 encara un proyecto de presentación oficial de este nuevo trabajo, con una seguidilla de 20 recitales en el Teatro Opera cerrando esta maratónica presentación en el estadio de River Plate, donde sorpresivamente y fuera de toda expectativa por parte de sus organizadores, apenas convocó a 25.000 espectadores. Cifra para nada de acuerdo con la concurrencia de publico que venía teniendo el músico en sus presentaciones anteriores. Paradójicamente y reivindicando lo sucedido en ese recital, cierra el año con un recital gratuito en los bosques de Palermo, al cual asisten 50.000 personas. Una segunda edición de este disco incluye versiones en portugués de tres de sus temas, con la colaboración de músicos brasileños de renombre, como Caetano Veloso, Djaván y Herbert Vianna.

En el mes de octubre graba como invitado del Octeto Piazzolla el tema «Tanti anni prima» («Fuelle del sol») para el sello Milan Sur junto a los destacados músicos argentinos Julio Pane, Raúl Luzzi, Arturo Schneider, Saúl Cosentino, Nicolás Ledesma, Roberto Santocono y Daniel "Pipi" Piazzolla (hijo del bandoneonista Ástor Piazzolla).

En 1996, la cadena de televisión MTV, le ofrece editar un disco en vivo y acústico, dentro del ciclo denominado MTV Unplugged, en el cual la mayoría de los músicos mundialmente reconocidos han editado sus trabajos dentro de ese estilo. Pero Fito Páez no llega a un acuerdo económico con esa firma y decide encarar un proyecto similar en forma independiente. Finalmente, ese mismo año lanza un disco acústico-sinfónico que lo tituló Euforia, en coproducción con el canal de televisión Argentino Telefe acompañado por los músicos que lo venían acompañando hacía tres años: Alina Gandini (teclados), Guillermo Vadalá (bajo), Héctor Pomo Lorenzo (batería) y Gabriel Carámbula (guitarra eléctrica) y mantiene distancia de la exposición mediática. Este fue su primer trabajo editado en vivo.

Escándalo

Tras un silencio de dos años vuelve junto al cantautor español Joaquín Sabina con el álbum Enemigos íntimos 1998 el cual finalmente no tuvo presentación en público ni gira de promoción debido a que Sabina y Páez se retiraron del proyecto debido a incompatibilidades artísticas. En esa oportunidad se cancelaron más de 70 shows que tenían vendidos y promocionados alrededor del mundo. El escándalo fue mayor cuando se conoció una carta que el mismo Joaquín Sabina le escribiera a Páez en forma de poesía, donde resumía un poco los motivos que determinaron el final de la relación laboral entre los músicos: «El rol del patito feo no me va, te lo aseguro, y menos el de hombre duro, que a ti te cuesta tan poco», afirmaba el español en la epístola.

Nuevos discos

En 1999 abre un disco con canciones de letras largas y fuertes, producido por Phil Ramone, donde la voz está por encima de la música y más notable que en discos anteriores. El trabajo fue presentado bajo el slogan «Abre: pequeña teoría sobre el fin de la razón». Allí presentó su sencillo «Al lado del camino», alcanzando fama inmediatamente por su gran contenido comercial. La presentación en sociedad se hizo mediante un show organizado por el propio Páez en el Teatro Maipo de Buenos Aires, evitando dar así una conferencia de prensa. Los medios periodísticos especializados, invitados especialmente para la ocasión, no dudaron en publicar que con este trabajo Fito Páez volvía a ser el de antes. Se trataba del primer disco con canciones nuevas y de forma solista que presentaba el rosarino luego de Circo beat, cinco años después. «Se supone que soy un chico que ya tiene 36 años», dijo Fito antes de comenzar con la presentación.

Ese mismo año presentó el disco ante su público, siendo la actuación más recordada, la que grabara para la empresa de TV satelital Direc TV y el Canal HBO Olé, en conjunto con Milton Nascimento en el estadio Luna Park, para un exclusivo y privilegiado público que, mientras presenciaban el show, deleitaban exquisitos platos de comidas y bebidas hasta altas horas de la madrugada.

Vida familiar

Terminando el siglo, Cecilia Roth y Fito Páez deciden adoptar un niño. Llevan a cabo su objetivo y suman al nuevo integrante de la familia: Martín Páez-Roth. Un pequeño del que poco se conoce, ya que siempre trataron de protegerlo de los medios y reservar su intimidad, más allá de la actividad famosa de sus padres.

El 23 de diciembre de 1999, bajo un total hermetismo, la pareja se dirigió al Registro civil, previo aviso a un par de conocidos suyos, y contrajeron matrimonio. La fiesta fue realmente muy íntima, y se llevó a cabo en el departamento que compartía la pareja. Finalmente, y agobiados por la prensa, el flamante matrimonio bajó hasta el porche del edificio, donde Fito declaró: «Era la mejor forma de celebrar tantos años juntos. Nuestra relación y la llegada del niño, que nos convierte en una verdadera y hermosa familia. Lo que le sucede a cualquier hijo de vecino, salvo que nosotros teníamos las cámaras esperándonos en la puerta y queríamos bajar un rato para compartirlo con ustedes».

Siglo XXI

El nuevo siglo lo encuentra a Fito Páez nuevamente atravesando un fugaz éxito. En 2000 gana dos premios Grammy Latino, mejor artista y mejor canción de Rock por Al lado del camino. Ese mismo año edita el disco Rey Sol, dedicado a su hijo Martín, que contó nuevamente con la producción de Phil Ramone, como en su trabajo anterior. En un principio, Fito pensó en editar un disco triple, un gran proyecto que nunca prosperó y que terminó siendo un trabajo de tan solo 13 canciones nuevas grabadas en medio de la gira de promoción del disco Abre. Es por ello que Páez no dudó en catalogar el trabajo como «un disco grabado en vivo adentro del estudio».

El corte de difusión de èste disco fue el tema «El diablo de tu corazón», cuyo video clip fue dirigido por Eddie Flechner, el cual creó cierta polémica a raíz de sus crudas imágenes de la realidad social que atravesaba Argentina, y no fue demasiado aceptado por la critica. El álbum en sí fue poco aceptado por los medios y por el público. Ello se ve reflejado en los números, ya que vende una cifra pobre comparada con sus discos más exitosos. El disco fue presentado el Estadio Obras Sanitarias donde en un principio se tocaron los 13 temas que componen Rey Sol, aunque consciente de que su máximo éxito fue alcanzado en otras épocas, recreó climas de años y discos anteriores, ante un pobre publico que no superaban los 5000 espectadores que hacían notar un enorme vacío en el lugar.

En 2001, luego de una larga búsqueda de financiamiento, Fito debuta como director de cine con su primer largometraje que llamó Vidas privadas. El guión escrito por el propio Páez en colaboración con Alan Pauls, trata sobre la última dictadura militar argentina y el incesto, teniendo como actriz principal a Cecilia Roth. Cuando culminó la grabación, edición y presentación oficial del film, Cecilia Roth parte a España a continuar con su trabajo en ese país, mientras Fito Páez abandona el departamento que compartían para irse a vivir a un hotel. A pesar de las desmentidas públicas sobre una ruptura de pareja que los mismos protagonistas se encargaban de hacer en público, la realidad indicaba que el matrimonio Páez-Roth estaba finalizado. Fito culmina ese año presentando temas nuevos en el teatro porteño ND Ateneo, con vistas a un nuevo material discográfico.

La separación de la pareja fue oficializada a mediados de 2002, donde incluso se vio al músico involucrado en rumores de amoríos con la actriz Dolores Fonzi, a quien llegó a componerle la canción «Bello abril», pero dicen que no pasó de eso, solo una atracción de musa.

En octubre de 2002 Páez conoció a Romina Ricci, una actriz 15 años menor que él, quien venía saliendo de un quiebre matrimonial al igual que el músico. Rápidamente entablaron una relación sentimental y emprenden un viaje por Bariloche y México, para finalizar descansando en Punta del Este, desde donde oficializaron su relación ante la prensa.

En mayo de 2003 grabó Naturaleza sangre, disco en el cual intenta volver a la estética rockera de los ochenta, y que cuenta además con la presencia de la cantante brasileña Rita Lee, de Charly García y de Luis Alberto Spinetta como invitados. Este disco es el primer trabajo de Fito Páez editado en forma independiente para su sello propio, al que también llamó Circo Beat con estudios en la ciudad de Rosario.

El mensaje de esta obra es directo. Naturaleza sangre es ni más ni menos que el resultado de un Páez inspirado esencialmente en el fin de su matrimonio con Cecilia Roth. Canciones como «Oh, nena», «Volver a mí» o «Los restos de nuestro amor» dan fe de ello. El reencuentro Spinetta-Páez en los estudios de grabación, y la participación de Luis Alberto en dos de las canciones del disco dejaron abierta la posibilidad de encarar el proyecto para una segunda edición de Lalalá, pero nunca prosperó la idea. El disco fue presentado en primer lugar en el Luna Park ante 7000 personas, y contó con la participación de los artistas que fueron parte de la grabación, Charly García y Luis Alberto Spinetta. Luego se hizo la presentación oficial en la ciudad de Córdoba, en el estadio Orfeo Superdomo, ante unos 5000 espectadores. Esta vez sin la participación de invitados y, como siempre, recorriendo en primer lugar el nuevo trabajo y luego sí el repertorio de las canciones que lo llevaron a la fama.

En diciembre de 2003, nuevamente convoca a un gran número de admiradores que se dieron cita en el teatro Gran Rex (de Buenos Aires) para presenciar un nuevo recital que contó con Charly García nuevamente como invitado. Lo que ocurrió esa noche quedó registrado en cintas de video que más adelante pasarían a formar parte de un DVD.

Posteriormente a esas funciones de presentación, Fito Páez, ya embarcado nuevamente en la carrera del «regreso a los escenarios» y con el éxito sonriéndole nuevamente ante un nuevo trabajo discográfico, sale en exitosa gira por todo el continente americano y por Europa con los músicos Guillermo Vadalá (bajista que forma parte de la banda de Fito desde 1988), Gonzalo Aloras (guitarra eléctrica), Sergio Verdinelli (batería), reemplazado por Jota Morelli) y Javier Lozano (teclados). A fines de diciembre de este año cierra el festejo del 114 aniversario del Club Atlético Rosario Central, club del cual es hincha.

El 4 de junio de 2004 nació Margarita Páez-Ricci, su primer hija biológica, producto del amor con su pareja Romina Ricci. El nombre de la niña se lo pusieron en honor a la mamá de Fito, Margarita Zulema Ávalos de Páez.

En septiembre del mismo año lanza su primer DVD, titulado Naturaleza sangre, que incluye el recital completo que ofreció el año anterior en el Teatro Gran Rex a sala llena. Como extra, el DVD cuenta con el video del tema Bello Abril, en el que canta junto a Luis Alberto Spinetta. Además contiene un compilado de fotos de, conciertos, conferencias de prensa, imágenes con músicos amigos y cierra con dos videos. El primero es de el propio Páez al piano, interpretando un tema inédito titulado «Beauty»; y el segundo video lo muestra a Fito en un video casero el cual contiene imágenes de su hijo Martín. El hecho de este lanzamiento sirvió de excusa para celebrar el 20.º aniversario del debut del cantante en vivo.

El 8 de diciembre de 2004 sale a la venta Mi vida con ellas, un disco doble con 18 canciones grabadas en vivo en distintos recitales, que incluye covers y temas de su autoría. El nombre del disco hace referencia a las mujeres que compartieron la vida con Fito. Desde su tía Charito que lo crio, su amor de los ochenta Fabiana Cantilo, su exesposa Cecilia Roth hasta Romina Ricci entre otras tantas.

En el año 2005, ya con rumores de separación en la pareja Páez-Ricci,que luego se confirmarían, sale a la venta un nuevo trabajo de la mano de su productora independiente. Este disco lleva el nombre Moda y pueblo en el cual incluye temas de Lito Nebbia, Luis Alberto Spinetta, Charly García y musicaliza un poema de Federico García Lorca, además de re-versionar viejos temas propios. El disco cuenta con una orquesta de 9 cuerdas, dirigida por Gerardo Gandini. Puede ser considerado como su segundo disco acústico-sinfónico luego de Euforia, pero esta vez grabado en estudio. La tapa de esta placa tiene como protagonista a la popular actriz y conductora argentina Susana Giménez.

A mediados de 2006 su tercer proyecto cinematográfico como director se encuentra en etapa de post-producción, se trata de una comedia de enredos que lleva como título tentativo ¿De quién es el portaligas?. Luego de casi tres años sin producir nada bajo una línea rockera, el 21 de septiembre de 2006 sale a la venta "El mundo cabe en una canción", grabado entre junio y agosto de este año en sus estudios propios de Rosario. El disco incluye 11 canciones nuevas escritas por Páez y una en colaboración con Coki Debernardis. «Eso que llevas ahí» fue el corte de difusión del disco, y su video fue rodado en distintos lugares de su ciudad natal, Rosario.

En enero de 2007 también se dio a conocer el video de «Enloquecer», en el cual se muestran imágenes de su última película como director, ¿De quién es el portaligas?, la película que se estrenaría luego, en septiembre de ese mismo año. La placa superó las 20 000 unidades vendidas en el día de su lanzamiento en Argentina, aunque luego decayó en el ranking, convirtiéndolo en un disco más. A pesar de la buena difusión que tuvo el disco, no convenció, ni a la critica ni a los seguidores, que lo acusan de abusar de «simplicidad» en sus composiciones, en comparación a sus obras mas gloriosas, y de abusar de sus raíces y su egocentrismo como recursos únicos a la hora de componer.

El sábado 24 de febrero de 2007 lo encontró a Fito Páez como protagonista de uno de los shows más importantes de Latinoamérica, el Festival de Viña del Mar]], en Chile. En un principio el rosarino acompañó al grupo chileno Los Tres en la canción «Déjate caer». Luego, a las 2 de la mañana Páez sube por segunda vez al escenario donde ofreció un recital de una hora con un público que coreó todas sus canciones. Uno de los momentos cumbres fue cuando subió al escenario Álvaro Henríquez, quien acompañó a Páez en el tema «Ciudad de pobres corazones». Al término de esa canción subió al escenario el musico uruguayo Rubén Rada para interpretar junto al argentino la canción “A rodar mi vida”. Fito Páez fue reconocido esa noche con los premios Antorcha de Plata, Antorcha de Oro y la Gaviota de Plata, que son los mayores premios que se entregan en ese espectáculo.

En julio de 2007 se embarcó en una nueva gira en conjunto con el reconocido cantautor estadounidense Bon Jovi, con recitales que se llevaron a cabo en forma individual en los países de Venezuela, México y Colombia, en el marco de tres conciertos benéficos con los fines de recaudar fondos para recuperar espacios naturales e impulsar la actividad social.

El 30 de agosto de 2007 casi sin promoción, se pone a la venta el disco Rodolfo, en el cual el cantautor argentino interpreta un monólogo conformado por un total de 12 nuevas canciones interpretadas únicamente con voz y piano, de las cuales dos de ellas son solo instrumentales. Entre las letras de este trabajo se pueden apreciar historias de amores propios del músico, la historia de una mujer en la cárcel, historias de familias, hijos, historias de vida y hasta una canción de «agradecimiento-homenaje»« para con sus ídolos Luis Alberto Spinetta, Litto Nebbia y Charly García. La crítica del mismo no ha sido mala, más bien ha caído «simpático» entre sus seguidores.

El 17 de septiembre de 2007 se presentó la película ¿De quién es el portaligas? ante un grupo de periodistas y un público selecto en Rosario, su ciudad natal. Tres días después se estrenó en el resto de los cines del país. Por el momento, la critica especializada se limitó a decir que luego de la frustrada experiencia de Páez con Vidas privadas, se merecía otra oportunidad, aunque no dudaron en compararla con algunos trabajos de Pedro Almodóvar.

Solo duró un poco más de una semana en las carteleras de los cines más importantes de la capital argentina, llegando a escalar el octavo lugar en el ranking de recaudaciones, con un poco más de 10 500 espectadores.

La presentación del álbum Rodolfo se llevó a cabo los días 5, 6 y 7 de octubre y el 19 y 20 de noviembre de 2007 en el Teatro Ópera (de Buenos Aires). En la octava edición de los premios Grammy Latinos, otorgados en Las Vegas en noviembre de 2007, Fito Páez obtuvo el premio al mejor álbum de rock vocal, por «El mundo cabe en una canción».

Discografía oficial

  • 1984: Del 63.
  • 1985: Giros.
  • 1986: Corazón clandestino.
  • 1986: La la la (con Luis Alberto Spinetta).
  • 1987: Ciudad de pobres corazones.
  • 1988: Ey!(1988).
  • 1990: Tercer mundo.
  • 1992: El amor después del amor.
  • 1994: Circo beat.
  • 1996: Euforia.
  • 1998: Enemigos íntimos (con Joaquín Sabina).
  • 1999: Abre.
  • 2000: Rey Sol.
  • 2003: Naturaleza sangre.
  • 2004: Mi vida con ellas I (en vivo).
  • 2004: Mi vida con ellas II (en vivo).
  • 2005: Moda y pueblo.
  • 2006: El mundo cabe en una canción.
  • 2007: Rodolfo.

Filmografía

  • 1993: La balada de Donna Helena (mediometraje), guionista y director
  • 2001: Vidas privadas, como director.
  • 2007: ¿De quién es el portaligas?, como director.
Cameos
  • 1987: Sur, del director Fernando Pino Solanas
  • 1990: El viaje, del director Pino Solanas.
  • 1993: De eso no se habla, de la directora María Luisa Bemberg.
  • 1999: Todo sobre mi madre, del director Pedro Almodóvar
  • 2001: Historias de Argentina en vivo, de los directores Israel Adrián Caetano, Bruno Stagnaro, Marcelo Piñeyro, Andrés Di Tella, Cristian Bernard, Flavio Nardini, Miguel Pereira, Gustavo Postiglione, Albertina Carri, Fernando Spiner, Gregorio Cramer, Jorge Polaco, Vicentinoy Eduardo Capilla).
  • 2006: Que sea rock, del director Sebastián Schindel.
  • 2006: La peli, del director Gustavo Postiglione.
Musicalización (banda de sonido)
  • 1981: A bordo de un carrito, del director Mario Piazza.
  • 1987: Sur, del director Pino Solanas
  • 1992: El lado oscuro del corazón, del director Eliseo Subiela
  • 1997: Martín Hache, del director Adolfo Aristarain.
  • 2001: Solo un ángel, del director Horacio Maldonado.
  • 2002: El cumple, del director Gustavo Postiglione.

Fuentes