Francisco Laso de la Vega

Revisión del 07:15 19 ago 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Francisco Laso de la Vega
Información sobre la plantilla
LazoDeLaVega.JPG
militar
NombreFrancisco Laso de la Vega Alvarado
Nacimiento1586
Secadura, España
Fallecimiento15 de julio de 1640
Lima, Perú
Nacionalidadespañola
Ocupaciónmilitar

Francisco Laso de la Vega Militar español. Tras servir en Flandes a las órdenes del marqués de Spínola, fue gobernador de Chile (1629-1639), donde llevó a cabo victoriosas campañas contra los araucanos e impulsó diversas mejoras en la administración civil y militar.

Historia

Francisco Laso de la Vega Alvarado, hijo de Garcí Laso de la Vega y María de Alvarado. Nació en el pueblo de Secadura, en Cantabria alrededor del 1586 y fallece en Lima, Perú el 15 de julio de 1640.

Trabajo

Empezó a servir a la Armada Real del Mar Océano, en 1606. Pasó a Flandes, donde estuvo 16 años y donde tuvo una destacada participación en muchas acciones de guerra. Ascendió a capitán y estuvo en la rendición de Breda. El 25 de octubre de 1623 ingresó en la Orden de Santiago.

Gobernador de Chile

Cuando llegó a Chile tenía más de 61 años de edad, de los cuales la mayor parte los había destinado a prestar servicios militares en Europa. Desde 1621, sirvió con bastante éxito, participando en la guerra contra Holanda. Debido a su actuación y a sus logros militares, principalmente en la Batalla de Bergen, no sólo ganó reputación y fama, sino que también obtuvo el hábito de caballero de la Orden de Santiago y el grado de capitán. En marzo de 1628 fue nombrado Gobernador del distrito de Jerez de la Frontera, en Andalucía, cargo que no alcanzó a desempeñar debido al nuevo destino que el Rey Felipe IV le asignó, tras la muerte del gobernador de Chile Pedro Osores de Ulloa: la gobernación del Reino de Chile, que encabezó entre 1629 y 1639. El gobernador designado empezó a entrevistar a personas que habían estado en la guerra. Tras esto partió a Perú con el nuevo virrey del Perú, el conde de Chinchón, llevando consigo 300 mosquetes, 200 arcabuces, 200 picas y 200 coseletes y la misión de reunir el mayor número de soldados posibles.

Primeras medidas

Al momento de su nombramiento, Laso de la Vega desconocía todo sobre Chile y ello lo obligó a instruirse sobre el estado de su nueva gobernación, advirtiendo desde ya las dificultades que se le presentarían. Entre ellas estaba la escasez de recursos y de hombres para enfrentar la resistencia mapuche. Llegaron a Paita el 28 de octubre de 1628. Logró reunir 500 hombres, el 12 de noviembre zarpó a Chile, llegando a Concepción el 22 de diciembre. Su primer acto fue levantar todas las injurias contra su predecesor lo que le ganó el apoyo del ejército, que estaba totalmente desmoralizado y desabastecido. Con gran energía solucionó los problemas de víveres. Desde ahí llegaron a Lima 14 de enero del año siguiente. Desde ahí empezó a reclutar tropas para ir a Chile, pero le resultó muy difícil por las noticias del desastre de Las Cangrejeras y la supuesta alianza entre holandeses y mapuches.

Batallas

Batalla de Pilcohué

Arribó a Concepción el 23 de diciembre de 1629, debutando con una derrota en la Batalla de Pilcohué; este fue el único revés militar que sufrió durante su mandato.

Batalla de Los Robles

Aquí tendría la oportunidad de sobreponerse en la Batalla de Los Robles (1630), donde demostró su valentía y liderazgo.

Batalla de La Albarrada

Habiéndose reanudado con gran dificultad las operaciones ofensivas, en enero de 1631, Laso de la Vega lideró el mayor triunfo español conseguido hasta esa fecha: la Batalla de Albarrada.

Campañas posteriores

En el invierno de 1631 el maestre de campo Fernando de Cea emboscó con sus yanaconas en el valle de Elicura a Quepuantu quién marchaba con 50 guerreros, en el combate murió Longo, hijo de un cacique amigo. Quepuantu escapó para morir en un duelo ante Loncomilla, quien fue derrotado y muerto con 600 de sus guerreros en batalla. Se estimó en 600 indios capturados durante el invierno. Mientras Butapichón reunió una gran fuerza pero no presentó batalla. Laso de la Vega salió a perseguirlo con 1.800 hombres desde Yumbel, los indígenas desaparecieron de su camino y aparecieron en su retaguardia cuando se alejó, atacando guarniciones pequeñas.

El gobernador acampó en Tucapel y envió al maestre de campo Fernández Rebolledo a atacar aldeas indígenas. Ambos se encontraron en Quillín donde se contaron 250 prisioneros y 6.000 cabezas de ganado capturadas. A fines de diciembre llegó a La Imperial con 500 prisioneros, 1.000 caballos y 12.000 cabezas de ganado recuperadas, reporto haber matado 160 indios pero 60 solamente se pacificaron. Su expedición terminó por tener que ir a ayudar a someter la rebelión de los calchaquíes en el Cuyo. Entre 1633 y 1634 lanzó nuevas campañas. Cedió tierras en la frontera a 30.000 indios pacificados, pero estos empezaron a sublevarse cuando entraron en contacto con los mapuches no sometidos. Por ello el sistema de tasas, con el cuál los indígenas capturados podían recuperar su libertad por medio del trabajo que le recomendaron los jesuitas fracasó. La escasez de mano de obra hispano-criolla, junto a los pocos recursos que recibía de Perú y España, motivó la cancelación de su proyecto de aumentar el ejército a 2.200 soldados, más miles de yanaconas y tener milicias de 2.000 vecinos en todo el país.

Aportes de su gobierno

En febrero de 1639 Laso de la Vega hizo entrega de su cargo al nuevo Gobernador designado por el Rey, Francisco López de Zúñiga, marqués de Baides. Los grandes logros de su gobierno fueron haber limitado las correrías de los indígenas por el territorio dominado por los españoles, y reforzado la presencia de estos en la zona de la Frontera. Él mismo se sentía satisfecho de estas labores, según lo informó al Rey: "Mediante la continuación de los progresos que he tenido con estas armas, las entregaré en la más lucida reputación que jamás se han visto...". Se considera que fue el más importante de los gobernadores de Chile del siglo XVII. Su victoria en La Albarrada fue la mayor victoria española en América de ese siglo, y aunque se considera que no impidió la gran insurrección mapuche, que se venía gestando a causa de la captura de esclavos con sus campañas, al menos la retraso hasta 1655.

Últimos años

El 12 de diciembre de 1636 vence y captura al cacique Naucopillán en Angostura, asegurando la zona entre el río Biobío y Angol, entonces refundó la ciudad el año siguiente, enfermo se retiró a Concepción y dejó Angol a cargo del sargento mayor Alfonso de Villanueva Soberal. Fue sucedido por el Marqués de Baides en mayo, permaneciendo en Santiago hasta que este toma posesión oficial del cargo el 22 de septiembre. Desde ahí parte hacia Lima por ayuda médica, al término de su mandato, regresaba a Perú, cuando se detuvo en Santiago a causa de una hidropesía, permaneció allí 6 meses y falleció al poco tiempo en la ciudad el 15 de julio de 1640.

Fuentes