Louis Moreau Gottschalk

Revisión del 06:49 23 jun 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Louis Moreau Gottschalk
Información sobre la plantilla
Louis Moreau Gottschalk.jpg
Los últimos días de 1864 los pasó el norteamericano en una finca en Caimito de Guayabal, donde se repuso de una gra­ve dolencia que después le causó la muer­te.
NombreLouis Moreau Gottschalk
Nacimiento8 de mayo de 1829
Nueva Orleáns, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Fallecimiento18 de diciembre de 1869
Río de Janeiro, Bandera de Brasil Brasil


Louis Moreau Gottschalk. Pianista y compositor. Afirma Alejo Carpentier que "El mayor mérito que queda a Gottschalk está en haber sido el primer músico de formación europea que haya advertido, de manera general, la riqueza de los ritmos cubanos, puertorriqueños y afroamericanos".

Síntesis biográfica

Nace en Nueva Orleáns, Estados Unidos el 8 de mayo de 1829. Fallece en Río de Janeiro, Brasil, 18 de diciembre de 1869. En 1841 se trasladó a Francia donde completó su formación académica. En 1845 se dio a conocer como pianista en Europa, y realizó giras por Francia, Suiza, España y otros países europeos.

Trayectoria artística

En 1854 realiza su primer viaje a La Habana; el 13 de marzo ofreció su primer concierto en el Liceo Artístico y Literario de esta capital, en el que participaron los pianistas Pablo Desvernine y Fernando Arizti, el violinista Silvano Boudet y el guitarrista José Prudencio Mungol; su segunda presentación en público ocurrió el 18 de marzo en el Teatro y Circo de Villanueva, en el que actuaron, además, los pianistas Nicolás Ruiz Espadero, Pablo Desvernine y Fernando Arizti, y estrenó en esa ocasión en Cuba “El sitio de Zaragoza”.

El 12 de abril hizo su tercera presentación, esta vez en el Teatro Tacón, donde interpretó la sinfonía "“Guillermo Tell”" en versión para cuatro manos, ejecutada por Pablo Desvernine, Fernando Arizti, Espadero y Gottschalk, además actuó el violinista Silvano Boudet, y estrenó su pieza Adiós a Cuba, que creó a partir de temas cubanos como el cocoyé, el zapateo y otros.

Sobre esta obra expresó la prensa de la época:

«De la fantasía titulada "“Adiós á Cuba”" […], diremos que es un capricho bellísimo en que figuran varios motivos populares á los cuales el eminente pianista sabe darle expresión conveniente que conservan aun en medio de las difíciles y brillantes variaciones con que su autor la ha adornado […].»'

Después de estas actuaciones, se presentó en Matanzas, Cienfuegos y Santiago de Cuba, donde daría varios conciertos, el primero efectuado el 29 de agosto, junto a la actriz española Matilde Diez y la compañía de zarzuela de los hermanos Robreño; en esta ciudad ejecutó “Guillermo Tell”, en su versión para dos pianos, interpretada por Isidro García Metón y Federico Giraudy, y Louis Moreau Gottschalk acompañó al piano al violinista y compositor santiaguero Laureano Fuentes Matons y al cantante de la misma ciudad José Bueno Blanco.

No se conoce la fecha exacta en que Gottschalk abandonó Cuba, en este, su primer viaje. A fines de enero de 1857 realizó su segunda visita a Cuba, esta vez acompañado por la cantante Adelina Patti, con la que se presentó en el Teatro Tacón, y a dúo de piano con Nicolás Ruiz Espadero, así como los hermanos Van der Gucht.

El 17 de mayo actuó con la Patti en el Teatro de la Reina de Santiago de Cuba. Asimismo, bajo el influjo de Espadero, Gottschalk escribió "“El canto del soldado”", y muchas otras piezas que el pianista norteamericano dejara inconclusas, a las que Espadero les daría el acabado definitivo al ser editadas por la Casa Léon Escudier de París, y para cuya edición Espadero escribe una larga introducción donde expone las peculiaridades, la estética y el pensamiento musical de Gottschalk.

Es indudable la influencia que Espadero ejerció en la obra del compositor norteamericano, sobre todo en aquellas piezas que compuso en Cuba (todas las que aparecen en el catálogo), y sobre todo en el conocimiento posterior que se tuvo de la obra del artista norteño.

En 1859 Gottschalk regresó a Cuba. En febrero de 1861 preparó un Festival de Música, para el cual convocó a todos los músicos a participar.

La prensa de la época recoge esta proclama:

«Muy Sr. mío, para llevar a cabo en esta ciudad un Festival en el que 650 músicos ejecutarán varias de mis obras sinfónicas, he debido contar necesariamente con la cooperación de los numerosos amigos artistas y aficionados que tantas simpatías me demostraron siempre. Contándole a Ud. En este número, me atrevo a esperar concurra Ud. con su talento al mejor éxito del Festival, y ruego a Ud. Se sirva comunicarme su determinación […].»

Este Festival se celebró en febrero de 1860 en el Teatro Tacón, y en él se organizó una «orquesta-monstruo», con artistas de La Habana, Matanzas, y músicos de las bandas de estas dos ciudades. También participaron los pianistas Nicolás Ruiz Espadero, Pablo Desvernine, Fernando Arizti, y otros, además de una batería de tambores traídas al efecto desde Santiago de Cuba, así como los cantantes de la compañía de ópera que actuaba en Cuba, dirigida por Maretzek.

Después de la celebración de este Festival, y de la acogida del público habanero, Gottschalk expresó «que el pueblo cubano era muy culto y musicalmente muy devoto de la buena música». Después, realizó giras por Pinar del Río y Matanzas. En 1862 Gottschalk se marchó de Cuba para no regresar.

Según Gilbert Chase:

«De su permanencia en Cuba Gottschalk sacó material suficiente para producir varias de sus más eficaces piezas para piano. En ellas están incluidas Souvenir de la Havane (op. 39), Souvenir de Cuba (Mazurka), Di que sí (¡Réponds-moi!), ¡Suis-moi!, Ojos Criollos y La Gallina. John Kirkpatrik, pianistaque frecuentemente ejecuta piezas de nuestro autor en sus programas, me ha dicho que cree que la pieza titulada ¡Suis-moi! (Sígueme), nos muestra al compositor “en lo mejor de su forma”.
Kirkpatrik ha efectuado un arreglo para dos pianos de la sinfonía La noche de los trópicos de Gottschalk. Otro de los trabajos de mayor importancia, inspirados por la atmósfera tropical, es Escenas Campestres Cubanas, escrito para cantantes solistas (soprano, tenor, barítono y bajo) y orquesta.»

Muerte

Falleció el 18 de diciembre de 1869 en Río de Janeiro, Brasil a los 40 años de edad.

Obras

  • Adiós a Cuba
  • El canto del soldado
  • El cocoyé, 1854
  • Polonia
  • Primavera de amor
  • Mazzepa
  • Fantome de Bonheur, dedicada a Julio Fontana

Capricho

  • Recuerdos de La Habana, 1859

Opera

  • Escenas campestres, ópera en un acto, texto: Rafael María Mendive, 1860

Serenata

  • Ídolo de belleza, serenata, texto: Rafael María Mendive

Sinfonía

  • Noche de los trópicos, 1860

Danza

  • La gallina
  • Di que sí
  • Ojos criollos, 1859

Bibliografía activa

  • «La música, el piano, los pianistas, Espadero y La Plainte du Pöete». Diario de la Marina (La Habana), 28 de noviembre de 1860: 8.

Bibliografía pasiva

  • Alejo Carpentier. La música en Cuba. México, Fondo de Cultura Económica, 1972.
  • Gilbert Chase. La música de los Estados Unidos. Desde sus comienzos hasta el presente. Buenos Aires, Editorial Guillermo Kraft Limitada, 1958.
  • Francisco Echavarría Saumell. «Gottschalk el desconocido». Clave (La Habana) (15): 24-30; 1989.
  • Luis Ricardo Fors. Gottschalk. La Habana, La Propaganda Literaria, 1880.
  • Laureano FuentesMatons. Las artes en Santiago de Cuba. La Habana, Editorial Letras Cubanas, 2da. ed., 1981.
  • Elena Pérez Sanjurjo. Historia de la música cubana. Miami, La Moderna Poesía, INC, 1986.
  • Serafín Ramírez. La Habana artística. Apuntes históricos. La Habana, Imp. del E. M. d la Capitanía General, 1891.
  • Francisco Rey Alfonso. Gran Teatro de La Habana. Cronología mínima. 1843-1987. La Habana, Talleres de Impresión del Banco Nacional de Cuba, 1988.

Véase también

Fuente