Reino de España (1833-1931)

Revisión del 12:54 8 nov 2019 de BARSOV007 (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)

.

Reino de España
Información  sobre la plantilla

(1492) Bandera de Cruz de Borgoña.png

18331874-1931

Bandera de la Segunda República Española.png (1931)
Bandera de Carlos Manuel.png (1898)
Imperio-alemán.png (1899)
Bandera de Estados Unidos.png (1898)

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: "Plus Ultra" (Latin: "Mas alla")
Himno nacional: Marcha Real
Ubicación de España
Capital Madrid
Idioma principal Español
Religión Católica
Gobierno Monarquia Constitucional
Rey de España
 • 1833 Isabel II
 • 1868 Gobierno Provisional de 1868
 • 1871 Amadeo I
 • 1873 Primera República de España
 • 1874 Alfonso XII
 • 1885

... ...

Alfonso XIII
Historia
 • Caida del Imperio de España. 1833
 • Desastre del 98 (Guerra hispano-cubano-estadounidense) Perdida de las ultimas posesiones en América y Asia. 1898
 • Guerra del Ríf 1911-1927
 • Gobierno de Miguel Primo de Rivera. 1923-1930

El Reino de España de 1833 a 1931. Se le llama a este periodo para diferenciarse de la actual España "Restauración Borbónica". Tras la caída del Imperio de España y la perdida de la mayor parte de colonias de América, empezando por México en 1810 pone comienzo el reinado de Isabel II periodo marcado principalmente por las Guerras Carlistas y el inicio de revueltas en las colonias de Filipinas y Cuba. Su reinado finalizo tras la conocida revolución de 1868 conocida como "La Gloriosa"

Tras la revolución se intauro un gobierno provisional que permanecio hasta el año 1871 con el juramento ante las Cortes Constituyentes del nuevo rey ,Amadeo I de Saboya. El reinado de Amadeo I fue el primer intento en la historia de España para establecer una forma de gobierno monarquíca parlamentaria (Monarquía popular, Monarquía democrática o Monarquía parlamentaria), duró dos años (del día 2 de enero de 1871, en que fue proclamado como rey Amadeo I por las Cortes Constituyentes, hasta el día 10 de febrero de 1873, en que presentó su abdicación).

Comenzaba entonces el primer intento en la historia de España para establecer la República de España. En sus primeros once meses se sucedieron cuatro presidentes del Poder Ejecutivo, todos ellos del Partido Republicano Federal, hasta el golpe de estado por parte del General Pavía del 3 de enero de 1874 poniendo fin a la república federal proclamada en junio de 1873 y que dio paso a la instauración de una república unitaria bajo el gobierno de el General Serrano, líder del Partido Constitucional. El período estuvo marcado por tres conflictos armados simultáneos: la tercera guerra carlista, la sublevación cantonal y la Guerra de los Diez Años cubana.

Tras finalizar el perido repúblicano, comenzaba entonces de nuevo un periodo monarquico al que se denomino "Restauración Borbónica". Esta nueva etapa se caracterizo por la construcción de un modelo liberal y una gran revolución industrial, hasta llegar a al gobierno de Miguel Primo de Rivera en 1923. Gobierno basado en los cuatro pilares de Cánovas: Rey, Cortes, Constitución y turno (alternancia pacífica entre dos partidos). Este último facilitó el bipartidismo con dos grandes partidos: el Partido Conservador y el Partido Liberal.

Historia

Reinado de Isabel II


El reinado de Isabel II es el período de la historia de España comprendido entre la caida del Imperio de España y la muerte de Fernando VII en 1833 y el triunfo de la Revolución de 1868. A lo largo de su reinado se produjo la instauración de el Estado liberal en España.

Cuadro de Isabel II Reina de España entre 1833 y 1868.
Mapa del Territorio que Abarcaba España en el año 1833
Segunda Guerra Carlista


La Segunda Guerra Carlista, Guerra de los Matiners (madrugadores, en catalán) o Campaña Montemolinista fue un conflicto bélico que tuvo lugar fundamentalmente en Cataluña en septiembre de 1846 debido, al menos teóricamente, al fracaso de los intentos de casar a Isabel II con el pretendiente carlista, Carlos Luis de Borbón. El conflicto, cuestionado por muchos historiadores como tal guerra, fue fundamentalmente un levantamiento popular en distintos puntos de Cataluña. El conflicto finalizo en mayo de 1849 con la victoria de los liberales y la reina Isabel II.

La rebelión comenzó en febrero de 1846, cuando el carlista Mosén Benito Tristany entró en Cervera y recaudó 90.000 reales. Mientras Tristany liberó a 30 presos, junto con los que armó las primeras partidas. Al mismo tiempo en Solsona, se formaron diversas partidas guerrilleras, que no sobrepasarian los 500 hombres, y que atacarón a unidades militares. Estas partidas actuaban al modo de las guerrillas y estaban integradas por grupos poco numerosos de hombres con un cabecilla. Las partidas se caracterizaban por su escasa organización militar y falta de armamento, pues a fines de 1847 había 4.500 insurrectos, de los cuales sólo 2.000 iban armados. Actuaban en la zona donde tenían su residencia y eran buenos conocedores del terreno. Los cabecillas, bien provenían de los carlistas no depurados de la Primera Guerra Carlista. El líder más importante de este primer momento fue el sacerdote Benet Tristany, que en febrero de 1847 protagonizó una entrada en Cervera para hacerse con fondos y munición. Tristany fue capturado y muerto en Solsona en mayo de 1847, pero el número de partidas carlistas aumentó en toda Cataluña llegando a unos 4.000 hombres armados a fines de ese año frente a un ejército regular formado por 40.000 soldados que dirigía el general Manuel Pavía. A mediados de 1848 surgieron partidas en Extremadura y en Castilla, que no consiguieron éxitos significativos.

En junio de 1849 el gobierno publicó un decreto amnistiando a los carlistas. Más de 1.400 regresaron a España, mientras otros decidieron quedarse en Francia. Muchos de los veteranos carlistas que regresaron combatieron más tarde en la Guerra de África (1859-1860).

Revolución de 1868


Fragata blindada Zaragoza, de la Armada Española estuvo en servicio entre 1867 y 1892.
Fotografía Guardia Real española (Todavia se usan los uniformes de gala de los años 1800 y 1700).

En el año 1863 España habia en conflictos en Marruecos, Indochina y México y vencia la coalición de progresistas, demócratas y republicanos, aunque sube al poder Narváez, con un gobierno que acaba en 1868, cuando estalla una nueva revolución, dirigida contra el gobierno y la Reina Isabel II (la Revolución de 1868). Finalmente la Reina confió el gobierno a Manuel Pando Fernández de Pineda. Su presidencia no duró más que hasta enero de 1864. Dando lugar a otros siete gobiernos que se sucedieron hasta la revolución de 1868, destacando entre ellos el presidido por Alejandro Mon y Menéndez el 1 de marzo de 1864, que contó con Cánovas como ministro por vez primera en Gobernación y Salaverría en Hacienda.

A principios de septiembre de 1868 todo estaba preparado para un pronunciamiento militar que daria comienzo a la Revolución de 1868. El pronunciamiento se acordó se iniciar en Cádiz con la sublevación de la flota comandada por el Almirante Juan Bautista Topete. Allí llegó en la noche del 16 de septiembre desde Londres, vía Gibraltar, el General Prim, acompañado de los progresistas Práxedes Mateo Sagasta y Manuel Ruiz Zorrilla, antes de que llegaran desde Islas Canarias en un vapor alquilado con dinero del duque de Montpensier los generales que estaban allí desterrados, encabezados por el General Francisco Serrano. Prim y Topete decidieron no esperar y el 18 de septiembre se sublevaba Topete al frente de la escuadra. Al día siguiente, tras la llegada de Serrano y los generales desde Canarias, Topete leyó un manifiesto redactado por el escritor Adelardo López de Ayala en el que se justificaba el pronunciamiento y que acababa con un grito —«¡Viva España con honra!»— que se haría célebre.

En los días siguientes el levantamiento se fue extendiendo por el resto del país, empezando por Andalucía. El 20 de septiembre se formaba en Sevilla la primera junta que publicó un manifiesto en el que exponía una serie de reivindicaciones populares, como la abolición de las quintas y los consumos o la libertad religiosa, que iban mucho más lejos que lo ofrecido en el manifiesto leído por Topete.​ Prim por su parte a bordo de la fragata blindada Zaragoza recorrió la costa mediterránea logrando que se sumaran al movimiento todas las ciudades ribereñas desde Málaga hasta Barcelona.

El día anterior, 19 de septiembre, González Bravo dimitió y la reina Isabel II nombró para sustituirle al general José Gutiérrez de la Concha, quien mantuvo a casi todos los ministros del gobierno anterior y puso a González Bravo al frente del ministerio de Gobernación. El general de la Concha organizó en Madrid un ejército como pudo, dada la falta de apoyo que encontró entre los mandos militares —ni uno solo general «se me presentó entonces, ni aun después, para pedirme un puesto para combatir la revolución», afirmaría más tarde— y lo envió a Andalucía al mando del general Manuel Pavía y Lacy, Marqués de Novaliches, para que acabara con la rebelión. Al mismo tiempo aconsejó a la reina que volviera a Madrid desde San Sebastián donde estaba de veraneo, al igual que el padre Claret que le dijo: "Si su majestad fuera una muñeca, me la pondría en el bolsillo y echaría a correr a Madrid para salvar a España de su revolución". Sin embargo, al poco tiempo de iniciar el viaje en tren a Madrid, el general de la Concha le envió un telegrama a la reina pidiéndole ahora que siguiera en San Sebastián porque las situación de las fuerzas leales había empeorado.

El 28 de septiembre tuvo lugar la decisiva batalla de Alcolea (en la provincia de Córdoba) en la que la victoria fue para las fuerzas sublevadas al mando del general Serrano que contaron con el apoyo de millares de voluntarios armados. Al día siguiente el levantamiento triunfaba en Madrid y el día 30 Isabel II abandonaba España desde San Sebastián. En el mensaje dirigido por la reina a la nación «al poner mi planta en tierra extranjera» advertía de que no renunciaba. Sin embargo terminó toda resistencia de las fuerzas leales a de la reina formando asi el 8 de octubre de 1868 un gobierno provisional presidido por el general Serrano, y del que formaban parte el general Prim y el almirante Topete. Se sellaba así el triunfo de la que sería llamada la Revolución de 1868 o La Gloriosa que había puesto fin al reinado de Isabel II.

Gobierno Provisional de 1868


Retrato del General Juan Prim.

El Gobierno Provisional de 1868 fue formado tras el triunfo de la Revolución de 1868 que puso fin al reinado de Isabel II, a este periodo se le divide en dos etapas:


  • La segunda, que comenzó con la aprobación de una nueva Constitución en junio de 1869 y el nombramiento como regente del hasta entonces presidente del Gobierno Provisional de 1868, el General Serrano, asumiendo el General Prim la presidencia del gobierno.



Finalmente el Gobierno Provisional de 1868 terminó el 2 de enero de 1871 con el juramento ante las Cortes Constituyentes del nuevo rey elegido por ella, Amadeo I de Saboya.

Reinado de Amadeo I de Saboya


Tras el triunfo de la revolución de 1868, el derrocamiento de Isabel II y la instauración del Gobierno Provisional, las fuerzas políticas compuestas por los llamados debatian por cual seria el sucesor a la corona española. Entre los cuales se planteo el Duque de Montpensier, Fernando de Sajonia-Coburgo, los Unionistas y los Progresistas.

Para empezar el gobierno español comenzaria proponiendo a la candidatura al principe prusiano [[Leopoldo de Hohenzollern-Sigmaringen ]], sin embargo debido al descontento por parte de potencias vecinas como fue el caso de Francia y Napoleón III que en su rivalidad con el Reino de Prusia se percato de la amenza que supondria tener dos Países vecinos gobernados por la misma Familia Real. Acabaría siendo propuesto el que ya por fin seria definitivo sucesor a la corona española el 16 de noviembre de 1870 ante las Cortes Constituyentes el duque Amadeo de Aosta, segundo hijo del Rey italiano Víctor Manuel II.

Amadeo I habia sido el primer rey de España elegido en un Parlamento, lo que supuso para los sectores monárquicos mas tradicionales un gran cambio. Habian votado 191 a su favor de Amadeo de Saboya, 60 por la República federal, 27 por el duque de Montpensier, 8 por el anciano general Espartero, 2 por la República unitaria, 2 por Alfonso de Borbón, 1 por una República indefinida y 1 por la duquesa de Montpensier. De este modo el presidente de las Cortes, Manuel Ruiz Zorrilla, declaró: «Queda elegido Rey de los españoles el señor duque de Aosta».

Bibliografía