Sobre la vida que surge